Para el sindicato LAB, la irresponsabilidad de Osakidetza parece no tener límites. Tras muchos meses de pandemia y tras el despido de 4.000 trabajadoras, las únicas salidas que sigue planteando la consejera Sagardui son recortes en la atención primaria.

La bochornosa gestión que desde el Departamento de Sanidad se está haciendo de la pandemia parece estar más dirigida a alimentar la fuga de pacientes que se lo puedan permitir al sector privado y el abandono de las clases populares, que a fortalecer con recursos humanos y materiales la atención a los y las ciudadanas de la CAV.

Hace mucho tiempo que el Departamento hace grandes esfuerzos por convertir la atención primaria en un sector más propio de la beneficiencia que en un sector que atiende con calidad y dignidad los derechos de la ciudadanía a la salud. La irresponsabilidad de los y las gestoras de Osakidetza está atacando sin disimulo los derechos a la salud de todas las personas residentes en la CAV, especialmente a las personas más vulnerables. La gestión de la pandemia y la clara estrategia de debilitamiento de la atención primaria es criminal, con sectores poblacionales enteros abandonados a su suerte por el Departamento.

Desde LAB llamamos a la población a realizar acciones de protesta allí donde se puedan articular para hacer frente a la ofensiva que el Departamento de Salud y el Gobierno Vasco están desarrollando para debilitar y desmantelar la atención primaria.