En septiembre emprendimos la vía penal contra Glovo. El próximo 2 de febrero, daremos un paso más en ese camino. La Fiscalía ha decidido unir al proceso de Barcelona el camino emprendido por LAB en Euskal Herria y por eso, estaremos en Barcelona ese día.

Son muchos los procesos que LAB ha ganado en materia laboral contra Glovo, muchos iniciados por el propio sindicato y otros por la inspección. La conclusión alcanzada en todos ellos es clara: los y las trabajadoras de Glovo no son autónomas, sino trabajadores y trabajadoras por cuenta ajena. Glovo, sin embargo, cree que puede seguir haciendo lo que quiera por encima de leyes, sentencias y resoluciones. Ante ello, iniciamos la vía penal.

Actualmente, aunque los y las trabajadoras tienen reconocida la condición de ser por cuenta ajena mediante sentencia firme o resolución, Glovo les obliga a darse de alta en el régimen de autónomos, por lo que están dados de alta en los regímenes general y de autónomo, en ambos. Junto a ello, la empresa no les reconoce los derechos fundamentales: vacaciones, jornadas…

Por eso denunciamos a Glovo ante la fiscalía por un delito grave y continuado contra los derechos de los y las trabajadoras, por desoír sentencias y resoluciones administrativas.

Presentamos a la fiscalía escritos de múltiples procesos laborales en los que LAB ha sido parte. Junto a ello, le dimos a conocer la situación en la que se encuentran los y las trabajadoras, cómo se están vulnerando sistemáticamente los derechos que les corresponden: altas en la seguridad social en ambos regímenes; no pagan salarios, emiten facturas obligándoles a estar de alta en el régimen de autónomos; continuos cambios unilaterales de jornada, muchos declarados nulos en vía judicial; vulneraciones de condiciones de descanso; y un largo etcétera demasiado largo.

La Fiscalía ha decidido unir al proceso de Barcelona el camino emprendido por LAB en Euskal Herria y por eso estaremos en Barcelona el 2 de febrero. En este juicio contra Glovo, los pasos dados por el sindicato LAB son imprescindibles. Es decir, gracias al sindicato LAB, estamos más cerca de poner límites a que de una vez por todas Glovo haga lo que quiera.

Porque con la organización de la plantilla es posible lo que sea, incluso para poner en apuros a un monstruo como Glovo. Llamamos a seguir acercando a los riders de Euskal Herria a las oficinas de LAB porque cada vez somos más y eso nos va a hacer imparables