El pasado 21 de diciembre se notificó la sentencia que, como ya veníamos denunciando, establece que la empresa Viscofan de manera consciente estaba haciendo una lectura y aplicación discriminatoria de un acuerdo del año 1989, ya que no abonaba el plus de anigüedad a los trabajadores y trabajadoras temporales, con lo que perjudicaba aún más a uno de los sectores con mayor indefensión.

Tal y como demuestra la sentencia, Viscofan no reconocía en concepto de antigüedad los periodos de trabajo que se habían realizado en la empresa, previamente a la conversión de indefinido, con contratos temporales o mediante contratos de puesta a disposición por empresas de trabajo temporal; y ello suponía un perjuicio económico mes a mes y el empeoramiento de las indemnizaciones en caso de que existiera un despido.

Pese a que esta sentencia supone una victoria muy importante, parece ser que este no es el capítulo final ya que la empresa ha decidido interponer un recurso de súplica, demostrando con ello su clara intención de continuar empeorando las condiciones de los sectores más precarizados e indefensos. Una actitud que pese a lo grave de la misma, no es en absoluto inesperada.

Queremos felicitar a las trabajadoras y trabajadores a los que esta sentencia sitúa en el camino de regular adecuadamente sus condiciones laborales. Así mismo, apelamos a la necesaria sensatez de la empresa para que no continúe con el recurso interpuesto y en caso de persistir en actitudes de ese tipo que tenga claro que LAB utilizará todas las herramientas disponibles, jurídicas y sindicales, en defensa de toda la plantilla de Viscofan.