Las trabajadoras de residencias privadas y viviendas comunitarias de Araba han vuelto a movilizarse ante la Diputación, esta vez con motivo de la huelga convocada por LAB y ELA.

La Diputación nos convocó a las dos partes (sindicatos y patronal) a una reunión en el mes de julio en la que tratar la situación actual de la negociación. De ahí salió el compromiso por la parte empresarial de convocarnos lo antes posible para una nueva mesa negociadora, adquiriendo, la patronal, el compromiso de hacernos llegar a los sindicatos una nueva propuesta económica. A día de hoy, seguimos sin tener noticias, por lo que nos deja entrever la poca actitud de la patronal para negociar.

Ante esta pasividad de la patronal, los sindicatos no estamos dispuestos a prolongar la precaria situación en la que se encuentran las trabajadoras del sector.

Reivindicamos una vez más la urgencia de gratificar y valorar a las trabajadoras de este sector feminizado. Sector, esencial, en el que estas mujeres trabajan sosteniendo la vida de las personas mayores. Exigimos que de una vez por todas se regulen como es debido las condiciones en las que se realiza el trabajo de este sector de cuidados, dignificando así la función esencial realizada por las trabajadoras del sector del residencias privadas y viviendas comunitarias de Araba.