Hoy debía comenzar en Iruñea el juicio sobre la impugnación por parte de la patronal OEIS [Organización Estatal de Intervención Social] contra el primer convenio de Intervención Social de Nafarroa. Por ello, y a convocatoria del sindicato LAB, trabajadoras y trabajadores del sector han realizado paros de 10:00 a 14:00 horas, así como dos nutridas concentraciones en torno primero a la sede de Cáritas en Iruñea y segundo frente al Palacio de Justicia. LAB dice que, pase lo que pase en el juicio, utilizará todos los medios a su alcance para reivindicar que el convenio está vivo. De momento, el juicio, que iba a comenzar hoy, ha sido aplazado, sin fecha, por decisión judicial, por unos documentos presentados tarde por la patronal.

En la concentración frente al Palacio de Justicia, Oihana Lopetegi, responsable de Acción Sindical de LAB, ha defendido el convenio y ha alabado la lucha de las plantillas de Intervención Social. “Las condiciones de dos mil trabajadores y trabajadoras están en juicio por la decisión de varias empresas de impugnar este convenio propio”, ha señalado Lopetegi. “Y queremos destacar la lucha de los trabajadores y trabajadoras del sector, la consecución del convenio y de un marco propio, y subrayar que ello ha supuesto una mejora sustancial de las condiciones de trabajo para todos los trabajadores y trabajadoras. En este sentido, el sindicato LAB seguirá poniendo todos los medios de lucha a su alcance para que este convenio siga vigente, y seguiremos luchando con estos trabajadores y trabajadoras hasta conseguirlo”.

Por su parte, en su intervención para animar a las trabajadoras concentradas, el responsable de Intervención Social, Oihan Ataun, ha señalado que en el juicio el sindicato LAB, obviamente, defenderá el convenio, reivindicará que está “muy vivo”. “Pero si nos tiran este convenio, estamos dispuestos a volver a salir a la calle, a luchar con vosotros y vosotras para conseguir un buen convenio que garantice unas condiciones dignas para los trabajadores y trabajadoras”.

El sindicato LAB, que posee en Nafarroa una representación de alrededor del 70% del sector, fue el máximo promotor de la negociación del convenio, e hizo todo lo que estaba en sus manos, junto con las trabajadoras, para reivindicar e impulsar la necesidad de un convenio que mejorase las condiciones laborales y diese futuro a un sector tan castigado durante años. Pero una vez conseguido este objetivo, algunas empresas, además de no hacer nada por el convenio, se dieron el capricho de denunciarlo judicialmente hace varios meses.

Cruz Roja, Cáritas, Secretariado Gitano, Acción contra el Hambre y Asociación Española contra el Cáncer, que forman parte de la patronal OEIS, son las protagonistas de esta incomprensible decisión. Pues bien, ante esa bochornosa decisión empresarial, LAB cree que al igual que se dio una lección de dignidad tremenda para conseguir la firma del primer convenio, ahora hay que demostrar de nuevo que la lucha de las trabajadoras es efectiva y valiosa para defender los derechos laborales.