Hemos llevado a cabo un acto con delegadas y delegados de Bizkaia en Bilbo. Ha sido la primera de las citas previstas para los próximos días, puesto que nuestro objetivo va a ser reunir a nuestros representantes en las cuatro capitales de Hego Euskal Herria para compartir reflexiones y retos y afrontar el periodo concentrado de las elecciones sindicales. Estaremos en Donostia mañana, 29 de septiembre; en Gasteiz, el 6 de octubre; y en Iruñea, el 7 de octubre. Y también estamos en marcha en Ipar Euskal Herria, en este caso en el marco de las elecciones sindicales en los servicios públicos.

Igor Arroyo, coordinador general de LAB, ha destacado en el acto de Bilbo «la singularidad y la magia» de las elecciones sindicales, ya que «cada paso es un pequeño proceso de empoderamiento de las y los trabajadores».

Desde el sindicato abordamos con ilusión y fuerza el reto electoral; prueba de ello es el hecho de que el nuevo sindicalismo vasco que representa LAB haya llegado más fortalecido que nunca al periodo concentrado.

«Nos estamos extendiendo, fortaleciendo. Y vamos a fortalecernos aún más. En estas elecciones, estaremos más cerca de ser el segundo sindicato en Hego Euskal Herria. Vamos a aumentar las distancias con CCOO y reducir la distancia con ELA», ha afirmado Arroyo.

El coordinador general ha criticado a UGT y CCOO por ser partícipes del modelo político y socioeconómico implantado en el Estado español y se ha mostrado tajante sobre el modelo sindical de ELA por anteponer «los intereses de la organización a los intereses de clase», por encima de la colaboración sindical, y porque toma decisiones unilaterales para dar imagen de que es el sindicato que más confronta. Pone más énfasis en convocar huelgas que en realizar huelgas efectivas.

En el acto de hoy, hemos presentado «una alternativa sólida» a estos modelos. Nuestra alternativa, la del nuevo sindicalismo vasco, representado por LAB, «prioriza los intereses de clase, de todas y todos los trabajadores en general, y de los sectores más discriminados y precarios en particular; lleva la soberanía a la práctica; no solo convoca huelgas, sino que las hace; y desarrolla una acción sindical eficaz y otra forma de hacer las cosas».

Y esa forma de hacer las cosas da resultados. LAB ha participado en 171 luchas en el último año laboral y, desde julio, ha conseguido desbloquear 8 convenios provinciales, el último el del metal de Araba, resultado histórico de una lucha histórica. Más recientes y concretas son las luchas ganadas esta misma semana, como la de los supermercados SuperBerriak, consiguiendo echar atrás los despidos, o el caso de las y los jardineros de Arrasate, que han cerrado un convenio digno tras 70 días de huelga.

LAB tiene definida la propuesta de emprender un camino hacia el cambio social y hacia una transición ecosocialista y feminista, detallada en el Programa Socioeconómico, y queremos ofrecer a las y los trabajadores la oportunidad de ser protagonistas del cambio; y además de esta oferta, les queremos trasladar nuestro compromiso de seguir trabajando, centro de trabajo a centro de trabajo, cada día, para mejorar las condiciones laborales y de vida de las y los trabajadores vascos.

Así, Arroyo ha invitado a las y los trabajadores a formar parte del nuevo sindicalismo vasco que representa LAB, ya que «cuanto más fuerte sea LAB, más fuerte será la clase trabajadora vasca».