Tras más de nueve meses de negociación, numerosas asambleas y diversas movilizaciones, el 16 de diciembre, la dirección de la empresa Huerta de Peralta y la representación legal de los trabajadores y trabajadoras firmaron un acuerdo que recoge avances en todas las reivindicaciones principales de la plantilla. Precisamente por eso, LAB valora de forma muy positiva el acuerdo alcanzado ya que los avances son de calado en tres aspectos claves de su plataforma reivindicativa: mejorar el salario, mejorar la calidad de vida y mejorar las relaciones con la empresa.

En materia económica, se ha firmado un incremento salarial por encima del Convenio Agropecuario de Navarra y se garantiza durante la ultraactividad el poder adquisitivo de las y los trabajadores, incrementándose los salarios con el IPC del año anterior en caso de ausencia de subida salarial en el sector. Además, se han establecido mecanismos para el reparto equitativo de las horas extraordinarias y para el reconocimiento de categorías de quienes consideran incorrecto su encuadramiento.

Respecto a la jornada, dos eran las cuestiones fundamentales que se reclamaban: la jornada ordinaria de lunes a viernes y la limitación de la flexibilidad. En cuanto a la primera, en 2022 se implementa la nueva jornada, en la que se pasarán a realizar los sábados mediante horas extras del personal voluntario apuntado al efecto, durante todo el año en fábrica y en la época de menor productividad (siete meses y medio) en el campo. En esta sección, los sábados obligatorios serán compensados con un plus y se mejora el tiempo de bocadillo considerado como trabajo efectivo. En lo que a flexibilidad se refiere, se elimina la flexibilidad al alza, computando cualquier exceso de jornada anual y todo tiempo fuera de calendario como hora extraordinaria, constituyendo pacto en contrario que anula el 10% de distribución irregular de la jornada que la Reforma Laboral otorgó a las empresas.

El pacto así mismo regula y mejora otros aspectos conflictivos como el procedimiento para la solicitud y concesión de vacaciones y las licencias para acudir a consultorios médicos y limita la contratación a través de ETT a un máximo de seis meses, superados los cuales la empresa adquiere la obligación de realizar contrato fijo al personal. También se establecen reuniones fijas periódicas para el seguimiento del cumplimiento del pacto y la resolución de posibles conflictos y recoge lo acordado en mayo respecto al modo de comunicación entre empresa y plantilla.

El sindicato LAB desde el inicio de la negociación y en la elaboración de la plataforma reivindicativa aprobada en asamblea de trabajadoras y trabajadores marcó tres objetivos para este pacto: mejorar el salario, mejorar la calidad de vida y mejorar las relaciones con la empresa. LAB considera que ha habido avances de calado en los tres aspectos y su valoración del acuerdo es muy positiva; además, quiere subrayar que todo lo que se ha conseguido ha sido gracias a la unidad de la plantilla, su capacidad de movilización y su determinación y disposición a luchar por ello. ¡Enhorabuena!

Por último, LAB no quiere dejar de lamentar el hecho de que la dirección de la empresa haya tardado tanto en aceptar unas propuestas más que razonables y nuevamente ha accedido a ellas en el último momento y como resultado de la presión ejercida por la acción sindical de los trabajadores y trabajadoras de Huerta de Peralta.