Hemos vivido una jornada de movilizaciones en favor de los derechos de las y los presos vascos. Precisamente, en el marco de la dinámica Izan Bidea organizada por Sare, sindicatos hemos llevado a cabo concentraciones en Bilbo y Donostia. En Iruñea, por su parte, desde LAB hemos realizado una movilización propia. Hemos aprovechado todas estas movilizaciones para sumarnos a la manifestación convocada para el 8 de enero en Bilbo (17:00, La Casilla).

En la protesta de Bilbo, la secretaria general de LAB, Garbiñe Aranburu, ha señalado que los sindicatos presentes (LAB, ELA, UGT, ESK, STEILAS, CGT-LKN, CNT, EHNE, HIRU y ETXALDE) nos hemos comprometido a aportar, por una convivencia democrática, en el fin de las consecuencias del conflicto, como es el caso de las y los presos: «La situación actual exige superar y eliminar la política penitenciaria de excepción que se aplica a las y los presos. En estos años, se han dado pasos adelante, sobre todo para poner fin a la política de alejamiento y dispersión. Pero, a día de hoy, aún queda mucho camino por recorrer, hay que liberar cuanto antes a las personas presas gravemente enfermas, aplicar el cómputo de penas y queda mucho por hacer para facilitar la progresión de grado y la excarcelación temprana. Tampoco podemos olvidar la realidad que sufren las y los llamados niñas y niños de la mochila»

En palabras de Garbiñe Aranburu, «al ser un sindicato y al ser el mundo laboral nuestro principal espacio de acción, queremos resaltar también la necesidad de impulsar la reintegración laboral de las personas excarceladas».

La secretaria general ha señalado que los avances de los últimos años no se pueden entender sin la presión de la sociedad y que el camino que queda por reccorrer en el asunto de las y los presos será más rápido si se intensifica la movilización social. Por ello, hemos aprovechado la jornada movilizadora de hoy para hacer un llamamiento a participar en la manifestación del próximo 8 de enero.

Apoyo a la familia de Troitiño

Antton Troitiño, que se encontraba gravemente enfermo, ha muerto. Desde el sindicato LAB queremos trasladar nuestra solidaridad y apoyo a sus familiares y personas allegadas, así como a las y los presos vascos. Troitiño fue puesto en libertad el 5 de febrero por padecer una enfermedad incurable. A pesar de su grave enfermedad, permaneció encarcelado hasta el final y tuvo que superar numerosos obstáculos para conseguir su excarcelación. La inhumana política penitenciaria ha influido directamente en su muerte.

La noticia de la muerte de Troitiño nos llega pocas horas después de que desde la mayoría sindical vasca se hiciera una reivindicación conjunto a favor de los derechos de los presos y presas movilizándose en las capitales. Nos reafirmamos en lo dicho en las movilizaciones de este mediodía, hay que acabar con la política penitenciaria de excepción y poner a las y los presos vascos en el camino de vuelta a casa, la política penitenciaria de excepción afecta directamente a la salud y a la vida de las los presos, la política penitenciaria de excepción mata. Tenemos que acabar con todo esto y po- ner a las y los presos vascos de camino a casa.

Troitiño ha pasado más de 30 años en prisión. La cadena perpetua es consecuencia de la política de venganza que se aplica a las y los presos políticos vascos. Mientras se ha dado impunidad a quienes han puesto en práctica la violencia estatal, muchas y muchos presos políticos vascos han sido condenados a permanecer en prisión hasta su muerte.

Hay que acabar con esta cruel política penitenciaria que destruye a las personas. Las y los presos enfermos no pueden ser puestos en libertad para morir en casa; tienen derecho a una vida digna, a vivir con salud, y en caso de enfermedad, a superar la enfermedad y seguir viviendo.

Esto es imposible con la actual política penitenciaria de excepción, imposible, en las condiciones que tienen hoy en las cárceles. Junto con acabar con ello, hoy exigimos con urgencia la inmediata e incondicional puesta en libertad de las y los presos gravemente enfermos y enfermas y traer a todos los presos y presas a Euskal Herria. Sigamos construyendo consensos entre agentes y activando a trabajadores, trabajadoras y ciudadanía en torno a esta reivindicación.

Nos sumamos a las movilizaciones que se van a convocar y hacemos un llamamiento a las y los trabajadores para que participen en ellas.

Los queremos en casa y con vida.