El Ayuntamiento de Donostia y la Fiscalía han pedido un año de cárcel e inhabilitación para ambos tras la vulneración de sus derechos sociales, civiles y políticos. Así lo han denunciado en una comparecencia ante el Consistorio donostiarra. El miércoles a las 10:30 horas, día del juicio, se celebrará una concentración frente a los juzgados de Egia.

«En lugar de investigarse la actuación inaceptable de la Guardia Municipal y su actitud racista y violenta, el alcalde Eneko Goia ha decidido personarse como acusación particular en ambos juicios contra Joseba Alvarez y Moussa. Durante estos tres años la Policía Municipal se ha negado a investigar lo sucedido y se ha inventado un ataque a la autoridad para justificar la detención de Moussa y castigar a Joseba Alvarez», han señalado en la comparecencia.

Los hechos ocurrieron el 24 de junio de 2018 en la Parte Vieja donostiarra, en la calle 31 de Agosto. El vendedor ambulante Moussa, que se encontraba trabajando en el lugar, fue detenido de forma muy violenta por dos agentes de la Policía Municipal. Ante ello, Joseba Alvarez se dirigió a los agresores de forma no violenta, preguntándoles quiénes eran y qué hacían. La Policía Municipal denunció al miembro de LAB por este motivo.