Los sindicatos del sector exigimos al Gobierno de Lakua que vacune y proteja sin mayor demora a los técnicos sanitarios, y advertimos que no vamos a tolerar esta conducta por parte de la administración. Por ello, los sindicatos hemos llevado la primera movilización ante el Hospital Donostia de la capital guipuzcoana.

Concretamente, los sindicatos LAB, ELA, UGT, CCOO, USO y CNT denunciamos el trato vejatorio y humillante que el Gobierno Vasco tiene con el transporte sanitario en materia de vacunación, y exigimos al Departamento de Salud respeto y trato igualitario con un colectivo que, a pesar de estar en primera línea de la batalla, es maltratado por la administración.

No es la primera vez que el personal subcontratado de ambulancias queda abandonado y relegado en la Sanidad de la CAV. Y es que el personal propio de Osakidetza, incluido el de sus ambulancias, un 1% del total, tienen ya la vacuna puesta. Sin embargo, el personal en manos de empresas privadas, el 99% restante, continúa a la espera y sin noticias.

El colectivo se siente desamparado y está harto de las consecuencias de la politica de subcontratación del servicio de ambulancias. Para Osakidetza, estos 1.500 profesionales sanitarios son personal de segunda o tercera categoría y, a pesar de haber demostrado un alto compromiso social, están recibiendo un trato inaceptable.

Las ambulancias de Soporte Vital Avanzado, Soporte Vital Básico y Transporte Programado realizan a diario multitud de traslados Covid-19, a menudo en condiciones precarias y asumiendo un alto riesgo de contagio.