Inspección de Trabajo ha dado por buena la denuncia presentada por LAB en el mes de diciembre sobre la vulneración de las condiciones de trabajo del personal de enfermería adscrito al servicio de retén del Hospital de Basurto. En concreto, denunciamos la modificación constante de las carteleras de trabajo de este personal de enfermería, la propia inexistencia de estas carteleras, y la vulneración del derecho al descanso necesario entre jornadas de trabajo.

La sangrante situación vivida por unas 155 enfermeras ha sido denunciada una y otra vez ante la dirección de la OSI, pero se ha hecho caso omiso a estas denuncias sindicales y a las propias denuncias y movilizaciones llevadas a cabo por el personal de enfermería del retén.

Tras la denuncia presentada por LAB, Inspección de Trabajo obliga a la Dirección de Basurto a respetar el carácter bimestral de las carteleras y a respetar los descansos establecidos en el Acuerdo de condiciones Laborales del Ente, donde se señala un mínimo de descanso de 12 horas ente jornadas de trabajo. En ese mismo informe, Inspección de Trabajo hace mención a las especiales circunstancias creadas por la pandemia de COVID y admite que la situación pueda implicar ciertos cambios de cartelera, pero siempre de manera justificada y avisando con antelación al personal para poder garantizar su conciliación de vida personal y laboral.

Por lo tanto, este informe pone freno a la práctica generalizada de Osakidetza de aprovechar la pandemia para recortar todo tipo de derechos y condiciones laborales a la plantilla. La situación es excepcional, pero no vamos a permitir que esto suponga un recorte de derechos de una plantilla cansada, exhausta y que no se siente cuidada por sus jefaturas y direcciones.