Las trabajadoras de residencias privadas y viviendas comunitarias de Araba han llevado a cabo una jornada de huelga y movilización, a convocatoria de LAB y ELA, y han vuelto a interpelar a la Diputación y a la patronal, tal y como lo han hecho en los últimos 3 años. 3 años con un objetivo, la formación de la patronal para poder negociar una condiciones dignas del sector. 3 años duros, donde han tocado la puerta de las empresas y de las instituciones todos los meses.

En septiembre, y gracias a todas las movilizaciones, conseguimos nuestro objetivo de formar una mesa negociadora. Después de 10 meses, la patronal no ha hecho ningún movimiento, ni nos ha trasladado a los sindicatos ninguna propuesta de mejora para poder sentarnos a negociar un convenio con unas condiciones dignas para un sector totalmente precarizado y feminizado. En la ultima mesa negociadora, nos trasladaron que tenían una propuesta. Aún no la hemos visto.

Con la jornada de huelga hemos querido mandar un mensaje alto y claro a la patronal y a todas las residencias: mientras no quieran sentarse a negociar la dignificación del sector, las trabajadoras vamos a seguir en las calles y vamos a seguir luchando.