Desde LAB hemos iniciado una dinámica para luchar contra la precariedad y la pérdida de empleo que viven las trabajadoras de los sectores feminizados. Esta semana vamos a llevar a cabo una serie de acciones en diferentes herrialdes para denunciar que estamos hartas de que se silencie y se invisibilice el trabajo de las mujeres*.

En este sentido, hemos bloqueado hoy el puente de Deustu, en Bilbo, para lanzar un mensaje claro a los gobiernos y patronales vascas: urge valorar y dignificar el empleo en los sectores feminizados. También hemos realizado una acción en el centro comercial Zubiarte, sito al lado, con el lema «No sobra nadie. Lana banatu, kapitala banatu!». También hemos colgado del citado puente de Deustu una pancarta con el lema «Esto no es digitalización, es precarización».

Tal y como ha explicado Maddalen Dorador, secretaria de la federación de Servicios Privados, «somos trabajadoras de limpieza, con condiciones laborales indignas; somos trabajadoras de la hostelería, sector que abren y cierran sin que nuestros políticos nos tengan en cuenta; somos comerciantes que, mientras vemos crecer los beneficios de las empresas, sufrimos recortes y despidos… Somos trabajadoras de distintas actividades, cada día más precarizadas y con un constante goteo de despidos, y nuestros despidos no aparecen en ningún sitio».

Es inaceptable la improvisación en este último año. Hay que proteger los empleos en Euskal Herria. «Somos las que sostenemos las vidas, las que permitimos que Euskal Herria siga en marcha. Es necesario reconocer nuestro trabajo, dignificarlo y hacer políticas para proteger el empleo de las mujeres*», ha señalado Dorador.

También hemos trasladado un último mensaje con la acción de hoy: esto no ha hecho más que empezar. Vienen tiempos para impulsar y reforzar luchas en Euskal Herria.