Las trabajadoras de las residencias de personas mayores de Gipuzkoa han secundado una nueva jornada de huelga y se han movilizado frente a la Diputación Foral para denunciar las negativas recibidas a las peticiones de reunión realizadas hasta ahora. Por ello, han realizado una sentada mientras la representación sindical registraba, en el interior del Palacio Foral, otra petición de reunión. No nos han dado fecha, una vez más. A las personas que estaban fuera les han impedido la entrada y la la representación sindical ha abandonado la sede foral sin fecha de reunión. Les han despachado aludiendo que nos llamarán.

Concretamente, queremos reunirnos con Maite Peña, diputada de Políticas Sociales, ya que la situación de las trabajadoras de las residencias de mayores y sus residentes es insostenible. Urge una solución al conflicto, urge pactar un convenio que garantice unas condiciones de trabajo y un servicio dignos.

Así las cosas, hemos denunciado la privatización de los servicios públicos y la falta de reconocimiento social y económico de los trabajos feminizados. Las empresas, financiadas con dinero público, se están enriqueciendo a costa de los derechos de las y los mayores dependientes y de la explotación de las trabajadoras, y esta situación es inaceptable. Hay que reconocer y dignificar los trabajos de cuidados.