En vez de buscar una solución seria y consensuada a la situación del personal eventual, las autoridades de la CAPV lograron ayer aprobar en el parlamento de Gasteiz la disposición adicional de la ley de cuerpos y escalas. De este modo, aprobaron que las diferentes casuísticas que se dan en las distintas administraciones (acceso, igualdad de oportunidades, titulaciones, sectores feminizados, edad…) puedan ser obviadas y “conseguir la consolidación de puestos de trabajo mediante la valoración de méritos”.

Mientras sacaban ese conejo con una mano, en Madrid dieron un sopapo con la otra mano y acordaron fijar por concurso de méritos los puestos que han estado cubiertos directamente de forma continuada durante cinco años. Una vez más, se ha despreciado en los pasillos del Congreso de Madrid la situación del personal eventual. Según leemos, mediante este acuerdo no se consolidan las personas, sino los puestos de trabajo. Pues bien, creemos que puede ser un enorme desorden que se puede generar en las administraciones vascas.

Queda claro que a las autoridades de Gasteiz y Madrid les importan poco el personal y sus representantes y sólo responden a los mandatos que puedan venir de Europa o de los juzgados. Así, aceptarán dos barbaridades y harán una vez más oídos sordos a las quejas de sus trabajadoras y trabajadores.

El problema se repetirá en pocos años, porque aumentan las cifras de jubilación y no se quiere tomar ninguna medida. Todo lo contrario, las administraciones siguen vaciando y privatizando el sector público, porque para PNV y PSOE el negocio es estratégico.

LAB va a seguir reivindicando y luchando reiteradamente por acordar en Euskal Herria nuestras propias leyes, para definir y fortalecer nuestros servicios públicos. Es imprescindible la estabilidad de las y los trabajadores, y, para ello, acordar las plantillas estructurales en función de la realidad de cada administración y empresa pública y consolidar adecuadamente todos los puestos de trabajo que se encuentran en temporalidad durante años.