Los sindicatos con representación en la educación pública de la CAV, LAB, STEILAS, ELA, CCOO y UGT, hemos realizado una concentración ante la sede del Gobierno Vasco en Lakua con el lema «Reforzar la educación pública. Bajar ratios, crear empleo y consolidarlo».

Comunicado conjunto de los sindicatos:

Las últimas elecciones en la CAV, si bien no supusieron un verdadero cambio de gobierno, implicaron una reorganización del Departamento de Educación. Aún con este nuevo departamento, las y los trabajadores de educación tuvimos un comienzo de curso muy duro en el que hubo que llevar a cabo movilizaciones y huelgas para poder hacer frente a la pandemia y asegurar “un retorno al aula presencial, seguro y negociado”. La presencialidad fue una de nuestras reivindicaciones centrales, pero también pedíamos que se redujeran de manera urgente las cargas de trabajo y las ratios, así como la demanda de más recursos. Aunque no nos dieron más que migajas.

 En las mesas sectoriales quisieron hacernos pensar que se había abierto el camino a la negociación pero en lo que llevamos de curso, si bien es cierto que ha habido numerosas reuniones en algunos sectores, podemos decir que en general han dado pocos frutos en los contenidos mínimos que son fundamentales -ratios, creación de empleo y consolidación-. Y es que, tal y como se ha señalado en las mesas negociadoras de los diferentes sectores de la educación pública, para los sindicatos el punto de partida para cualquier acuerdo es la reducción de ratios y cargas de trabajo. Asimismo, tal y como reivindicamos en la huelga que hicimos en abril, debemos acordar medidas reales de creación de empleo y herramientas de consolidación; y hoy por hoy no hemos visto ningún avance por parte del Departamento de Educación en torno a estas cuestiones. Además, como ya es habitual por parte del Departamento de Educación, a lo largo del curso ha ido tomado y aplicado algunas decisiones unilateralmente, generando una enorme preocupación y confusión tanto en sindicatos como en trabajadoras y trabajadores.

Este ha sido también el funcionamiento en lo que a la gestión de la pandemia respecta. Estos días hemos visto al Consejero de Educación hablar en los medios de comunicación acerca del éxito de la gestión en educación. Recordamos, sin embargo, que la gestión llevada a cabo en los centros escolares ha sido resultado del trabajo realizado por el personal de los mismos, ya que el material de prevención sanitaria y los recursos humanos no llegaron a tiempo y los que llegaron fueron totalmente insuficientes, y a eso se le suma que nunca han bajado las ratios por aula. En esta situación, el esfuerzo realizado por los centros para gestionar de la manera más adecuada la planificación y los protocolos ha sido enorme. Por otra parte, es inaceptable la gestión realizada y la confusión creada con motivo de la vacunación. Hay que recordar que un número importante de la plantilla actual sigue sin vacunar y que no sabe cuándo o con qué la van a vacunar. Por lo tanto, es evidente que la gestión de la pandemia ha sido totalmente improvisada y unilateral.

Además, a día de hoy, tampoco se nos ha informado a quienes representamos a las y los trabajadores de la planificación, organización y recursos disponibles para el próximo curso. Una vez más, el Departamento de Educación ha dejado este tema fuera del ámbito de negociación sindical, poniendo de manifiesto su voluntad unilateral. En cualquier caso, las mesas de negociación nos han dejado claro que, pase lo que pase, este Departamento de Educación no tiene intención de bajar las ratios, ya sea por razones de salud o para mejorar la calidad educativa. Esa es la apuesta de este Departamento por la educación pública. ¡Ni intención de bajar ratios, ni voluntad de hablar de creación de empleo y de consolidación de los puestos de trabajo!

El grado de temporalidad que padecemos en los diferentes sectores de la educación es inaceptable; en las Haurreskolak el 40% de las educadoras y el 100% del personal de gestión, en el profesorado funcionario el 41%, en personal de educación especial el 60%, y en personal de cocina y limpieza el 65%. Tener estos datos graves y no mostrar voluntad de modificarlos pone de manifiesto el valor que la Administración otorga a la calidad educativa y al personal a su cargo.

Por eso es urgente estabilizar el empleo y las plantillas, y para ello es imprescindible poner en marcha procesos de consolidación, para que las y los trabajadores eventuales puedan consolidar sus puestos de trabajo. Debemos ser conscientes de que si no se estructuralizan los puestos de trabajo, será más fácil eliminarlos, es decir, que aumenta el riesgo de destrucción de empleo, así como la subcontratación y la privatización de los servicios, todo lo cual implica precarización. Es urgente acabar con esta dinámica de privatización, especialmente en sectores tan precarios como el de cocina y limpieza.

Los sindicatos abajo firmantes queremos manifestar que no vamos a aceptar la política privatizadora que esta llevando a cabo este Departamento de Educación y que seguiremos luchando no sólo por las condiciones laborales de las trabajadoras y los trabajadores sino también por la calidad del servicio público. En este sentido, pedimos al Departamento de Educación que llene de contenido las mesas de negociación y aborde cuestiones imprescindibles para mejorar la calidad educativa, como por ejemplo bajada de ratios, el rejuvenecimiento de las plantillas, la creación de empleo y la consolidación.

A falta de respuesta el próximo curso, el Departamento de Educación no nos dejará otro camino que iniciar una dinámica de movilizaciones por parte de los sindicatos aquí reunidos.