Dentro de la dinámica activista que hemos emprendido contra la precariedad y la pérdida de empleo que viven las trabajadoras de los sectores feminizados, hemos llevado a cabo una nueva acción, esta vez en Donostia.

El lunes reclamamos en el puente de Deustu, en Bilbo, que se reconozca, se dignifique y se proteja el trabajo de las mujeres*. Dentro de esta misma dinámica reivindicativa, hemos trasladado hoy al centro de Donostia las luchas de los sectores feminizados y la denuncia de la destrucción de empleo. Concretamente, hemos bloqueado la avenida de la Libertad, sita en pleno corazón de la capital guipuzcoana, subiéndonos a un autobús articulado. Desde lo alto, hemos reivindicado que no sobra ninguna trabajadora y hemos reiterado nuestra denuncia contra la precariedad y la pérdida de empleo.

Las mujeres* trabajadoras hemos salido a la calle, hemos querido paralizar así el día a día con la acción de hoy: «Hemos querido paralizar el día a día para denunciar la situación en los sectores feminizados, señalar a los máximos responsables de nuestras precarias condiciones laborales y lanzar un mensaje a instituciones y patronales: el paro es enorme y la tendencia indica que hay un gran riesgo de que se multiplique. La crisis no se puede superar a costa de las condiciones laborales de las mujeres* y de nuestros puestos de trabajo. Y no puede quedarse esto en silencio».

Tal y como han destacado las activistas de LAB, «los puestos de trabajo de las mujeres* son imprescindibles en la sociedad y hay que protegerlos. Estamos hartas de que nuestras reivindicaciones no tengan reflejo en ninguna parte. Estamos hartas de que nadie hable de nuestros despidos».