El preacuerdo alcanzado el pasado mes de julio ha sido celebrado y respaldado por las afiliadas y simpatizantes en las asambleas celebradas a mediados de septiembre, que han sido, además, las más numerosas realizdas hasta ahora. Tras la ratificación, hoy hemos firmado el Convenio de Limpieza de Edificios y Locales de Bizkaia.

Desde LAB, podemos decir con orgullo que, tras este proceso de movilización, la relación con nuestra afiliación se ha visto enriquecida y reforzada. Nos propusimos cambiar el rumbo al que estaba abocado el sector de la limpieza y activar la lucha en un colectivo que llevaba más de 30 años sin salir a la huelga. Durante estos meses hemos tejido redes de complicidad y compromiso entre nosotras, con lo que ahora estamos más empoderadas, mejor organizadas y más fuertes que nunca.

Quien nos ha acompañado durante estos meses lo sabe. En primera línea de lucha ha estado LAB. Mientras el sindicato mayoritario invertía todos sus esfuerzos en lograr acuerdos de centro para unas pocas, y los sindicatos estatales esperaban de brazos cruzados los frutos por los que peleábamos el resto, LAB ha sido el único que ha puesto todas sus fuerzas en mejorar el convenio sectorial de la limpieza. En los piquetes ha estado LAB, en las ocupaciones a empresas ha estado LAB, en los encierros ha estado LAB, en los cortes de carretera ha estado LAB. Quién ha seguido de cerca este conflicto, no puede hacer más que reconocerlo.

Con la firma de este convenio, hemos conseguido lo que al principio parecía imposible: una subida salarial del 13%, un sueldo mínimo de 1.200 euros en 15 pagas y hemos abierto la puerta a regular el aumento de las jornadas parciales, entre otras cosas. En definitiva, la lucha ha dado sus frutos y, de esta manera, hemos ofrecido un suelo común y digno a las más de 12.000 trabajadoras, hasta ayer invisibles, que trabajan en nuestro sector.

Que nadie nos iba a regalar nada era algo que ya sabíamos, lo que ahora hemos aprendido es que con fuerza y determinación somos capaces de conseguirlo todo.