Los sindicatos LAB, CCOO y UGT, firmantes del último convenio del metal de Bizkaia, hemos acordado con FVEM un Protocolo de Actuación contra el Acoso Sexual y Acoso por Razón de Sexo para el sector de la siderometalurgia de Bizkaia. 

El camino hasta la firma del convenio del Metal de Bizkaia no fue nada fácil, el colectivo de trabajadoras y trabajadores de este sector salió de manera masiva y contundente a la calle para que fuera un convenio con unos contenidos que supusieran un cambio en las condiciones laborales y de vida de las personas que trabajan en el el mismo. Y para ello, teníamos claro que este convenio tenia que integrar una perspectiva feminista con el objetivo de poner la vida de las personas en el centro y no el capital.

Las presiones ejercidas en las empresas debido a la lucha tuvieron sus resultados y en este convenio se consiguieron avances que nadie creía posibles cuando se inició la negociación.  Estos avances también se dieron en materia feminista, estableciéndose la creación de una Comisión de Igualdad, que entre otras funciones, tenía la de elaborar un Protocolo de Actuación contra el Acoso Sexual y Acoso por Razón de Sexo para el sector de la siderometalurgia de Bizkaia. 

El 28 de febrero de 2020 se publicó en el BOB el convenio del metal de Bizkaia. 3 días más tarde, el 3 de marzo, LAB registró la solicitud para la creación de la Comisión de Igualdad pero su constitución se pospuso hasta el 21 de septiembre debido a la situación que generó el Covid-19. En esta comisión, nos pusimos como primera tarea la elaboración del protocolo sectorial contra el acoso sexual y acoso por razón de sexo. El camino no ha sido fácil y hemos tenido que hacer frente a la falta de voluntad de la patronal, pero tras 13 reuniones, los sindicatos que formamos parte de la Comisión de Igualdad y la patronal hemos llegado a un acuerdo. 

Este protocolo será de obligada aplicación en todas las empresas del Metal de Bizkaia que no cuenten con protocolo propio. Esto supone un paso muy importante para las trabajadoras de las empresas más pequeñas del sector, que, por otra parte, son las más desprotegidas ante estas situaciones. El protocolo recoge claramente las conductas que deben ser consideradas acoso sexual y acoso por razón de sexo, se establecen medidas preventivas para evitar estas situaciones y se establece el procedimiento de actuación cuando se produzca una denuncia por acoso sexual o por razón de sexo, reconociendo a la parte social la posibilidad de participar en todo el proceso.

El protocolo que hemos acordado pretende ser una herramienta de trabajo para hacer frente y acabar con la violencia machista que se da en los centros de trabajo. Ésta es una realidad que queda oculta, la amenaza de ser despedida siempre está detrás de ello. Por eso, la violencia no se denuncia ni se revela suficientemente en las empresas y más si son empresas mayoritariamente de hombres. Por eso tiene que haber garantías y medidas para poder denunciar, para evitar que la palabra y denuncias de las mujeres se pongan en duda.

Por lo tanto, consideramos una gran noticia y una victoria que en un sector como el Metal de Bizkaia, a partir de hoy, contemos con una herramienta que garantice a las mujeres poder hacer frente a la violencia machista en los centros de trabajo. Esto es sólo el comienzo y pretendemos que sea un protocolo vivo, sujeto a valoraciones y mejoras si fueran necesarias.

Para finalizar, desde LAB queremos reafirmarnos en nuestro compromiso con todas las mujeres del sector de luchar junto a ellas hasta conseguir una igualdad plena en el Metal de Bizkaia.