Con la llegada del 1 de diciembre, sindicatos y diversos agentes nos hemos movilizado por la mañana en Bilbo, Donostia, Gasteiz e Iruñea, en la antesala de las manifestaciones convocadas para la tarde en los municipios, bajo el lema «Por un trabajo, pensiones y condiciones laborales dignas. No a las reformas laborales y de pensiones. Soberanía para una vida digna”. La secretaria general de LAB, Garbiñe Aranburu, ha tomado la palabra en Bilbo, antes del inicio de la manifestación que ha partido desde el Ayuntamiento. Desde ahí, ha lanzado un mensaje claro: «Ahora toca luchar para transformar las relaciones laborales y así garantizar un trabajo digno; ahora toca luchar para garantizar unas pensiones públicas dignas; ahora toca luchar para que se invierta más en servicios públicos».

En palabras de la secretaria general de LAB, «el sindicato lleva meses trabajando para abrir un nuevo ciclo de movilizaciones con una Huelga General en el horizonte. Esa activación social tiene que servir para mandar un mensaje alto y claro a los Gobiernos y a la patronal; también a los partidos políticos vascos para que pongan sus votos al servicio de las y los trabajadores vascos».

Garbiñe Aranburu ha remarcado que «se están tomando decisiones que afectan a la vida de las y los trabajadores con la reforma laboral, con la reforma de pensiones, con la ley de consolidación de empleo público o con los presupuestos y esas decisiones no revierten las políticas de recortes y precarización de los últimos años. Esa nueva fase de movilizaciones no puede limitarse a responder a los ataques, tenemos que recuperar la senda que nos llevo a la última Huelga General».

Esa nueva fase de movilizaciones «tiene que tener la mirada puesta en Madrid, tiene que tener la vocación de incidir en las decisiones que se nos quieren imponer desde el marco estatal, pero, también, tiene que tener la ambición de hacer posible en Euskal Herria aquello que no es posible en Madrid; interpelando a los gobiernos autonómicos y a la patronal, alimentando una hoja de ruta propia», ha concretado.

Según la secretaria general, «a estas alturas es evidente que no se van a derogar las reformas laborales y de pensiones. Es evidente, sobre todo en el tema de las pensiones, que se avecinan nuevos recortes. Si queremos incidir en esas decisiones, no podemos quedarnos a la espera, debemos actuar, no podemos dejar pasar el tiempo y ese tiempo se está agotando».