Nos hemos movilizado ante la sede del Gobierno Vasco en Bilbo para advertir de que los puestos de trabajo en los comedores escolares de los centros público están en peligro.

Hemos denunciado públicamente que al Departamento de Educación de Jokin Bildarratz no le importa lo más mínimo ni las trabajadoras de los comedores escolares ni el alumnado, y así lo ha demostrado una vez mas en la reuniones mantenidas con el sindicato LAB.

La respuesta del departamento de Jokin Bildarratz ha sido un no rotundo a ofrecer un servicio de comedor de calidad y a garantizar los puestos de trabajo y condiciones laborales de todas las trabajadoras de los comedores escolares.

El futuro de los y las trabajadoras de comedores escolares de la red publica es muy incierto. Muchos de sus puestos de trabajo van a desaparecer y las condiciones laborales empeorarán notablemente.

Dicho esto, desde el sindicato LAB hacemos un llamamiento a las trabajadoras y al resto de sindicatos a unir fuerzas para decir alto y claro al Departamento de Educación que, o se sienta a negociar con la representación de las trabajadoras el mantenimiento de los puesto de trabajo, que se traduce en modificar los ratios y aumento de jornadas, o nos tendrá en frente.