El Departamento de Educación ha vuelto a dejar patente la discriminación a la que tiene sometidos a los centros públicos de FP. Esta vez, ha destinado fondos públicos al sector privado para que sea este y no los centros públicos o el SNE-NL quien acredite las competencias profesionales.

Desde LAB nos parece incompresible, y por ello rechazamos y denunciamos la actitud que está manteniendo el Departamento de Educación del Gobierno de Navarra a favor del sector privado y en detrimento del público. En esta ocasión, ha destino fondos públicos al sector privado, concretamente a la Cámara Oficial de Comercio, Industria y Servicios de Navarra, para que esta pueda acreditar competencias profesionales. Hablamos de una cuantía de 900.000 euros, que bien podrían haberse destinado a los centros públicos de FP o al Servicio Navarro de Empleo-Nafar Lansare.         

El Ministerio de Educación y Formación Profesional concedió a la Comunidad Foral de Navarra un importe de más de 4 millones de euros para la financiación de la evaluación y acreditación de las competencias profesionales, de los cuales una cuarta parte irá destinada a la Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Navarra. Esta es una entidad asociativa de derecho público que tiene como objetivos la representación, defensa y promoción de los intereses de sus asociados, que son empresas radicadas en Navarra pertenecientes al comercio, la industria y los servicios. Su labor se centra en el comercio exterior y la internacionalización de la empresa, la formación empresarial y el asesoramiento económico, comercial y jurídico. En resumen, se trata de una entidad con derecho público, pero no una entidad pública.

Han transcurrido casi dos años desde que Navarra tiene competencias para acreditar competencias profesionales, pero desde LAB vemos con gran preocupación que el Departamento de Educación no garantice, a través de los Centros públicos de FP y el Servicio Navarro de Empleo-Nafar Lansare, la mayoría de servicios para la evaluación y acreditación de las competencias profesionales. Peor aún, nos parece especialmente grave que sea capaz de conceder 900.000 euros a la Cámara de Comercio de Navarra para gestionar unas acreditaciones que deberían realizarse a través de los centros públicos de FP o Servicio Navarro de Empleo-Nafar Lansare.

Por todo ello, desde LAB exigimos al Departamento que dirige Carlos Gimeno que abandone de una vez por todas su inclinación hacia el sector privado y haga una apuesta firme y convincente por lo público. Más aún, resulta totalmente imprescindible dotar de condiciones adecuadas y recursos necesarios a los centros públicos de FP de Navarra y todo su personal, pues solo así garantizaremos una educación reglada y acreditativa digna y de calidad.