La dirección de la OSI Bilbao-Basurto ha decidido que, desde el 28 de junio al 17 de septiembre, los ambulatorios de Bilbao cerrarán a las 5 de la tarde, en vez de a las 8. Solamente permanecerán abiertos hasta las 8de la tarde aquellos que cuentan con Punto de Atención Continuada, es decir, los centros de Deusto, Begoña, Rekalde e Indautxu.

Desde LAB queremos denunciar este nuevo recorte a los servicios sanitarios ofrecidos a la ciudadanía de Bilbao, que supone una reducción de la accesibilidad de la población a los centros sanitarios. Vemos cómo cada año, Osakidetza aprovecha la temporada estival para ir dando pasos en el recorte de la Atención Primaria, afianzando en este caso el cierre de ambulatorios a las 5 de la tarde, como antesala de la aplicación de esta medida al resto del año. Además, aunque Osakidetza no ha informado a la parte social de sus intenciones, mucho nos tememos que este tipo de medidas van a aplicarse también en el resto de OSIs.

Así mismo, queremos denunciar que esta medida también va a afectar seriamente a las condiciones de trabajo de la plantilla, con modificaciones sustanciales de horarios, desplazamientos rotatorios a otros centros de trabajo y, en resumen, más precariedad y peor asistencia sanitaria a la población.

Una vez más, Osakidetza basa esta decisión en la falta de profesionales, sobre todo personal médico y de enfermería. Si bien es cierto que hay escasez de personal facultativo y en algunos casos también de enfermería, hay que analizar las causas múltiples que intervienen en esta situación. Y un factor decisivo es el de la fuga de profesionales al sector privado o aotrascomunidadesautónomasdebidoalascondicionesprecariaseinestablesqueimponeOsakidetza. LABllevaaños reclamando la adopción de medidas para estabilizar el empleo, acabar la con la precariedad y aumentar la plantilla, entre otras medidas. Todo ello generaría estabilidad y retendría a muchas y muchos profesionales que acaban dejando Osakidetza.

Por todo ello, exigimos una vez más a Osakidetza un Plan de Empleo que de soluciones a estas problemáticas. Y, a su vez, seguimos reclamando un nuevo modelo de Atención Primaria que garantice las necesidades de la población y el acceso cercano y universal a unos servicios sanitarios bien dotados, centrados en la prevención y en la salud de la población.

La solución a la falta de personal no puede buscarse en el recorte en nuestros ambulatorios y centros de salud, ni en la precarización de las condiciones laborales de la plantilla.