Hoy 7 de enero, hemos realizado caravanas de coches en Bilbao, Donostia y Gasteiz, junto con los sindicatos SATSE, ELA, CCOO, UGT y ESK, en defensa de una sanidad pública de calidad y contra la precariedad laboral y el deterioro de las condiciones de trabajo del personal de Osakidetza. El próximo día 14, realizaremos manifestaciones; el 21, concentraciones en los centros de trabajo y el 28 de enero, huelga en toda Osakidetza.

Queremos denunciar que en la Mesa Sectorial no se negocia nada. El contenido y el calendario de reuniones se decide de manera unilateral y lo que se pone encima de la mesa son decisiones adoptadas previamente. Osakidetza decide de qué se habla y cuándo se habla.

Por eso, no solo denunciamos que no existe ninguna voluntad negociadora, y que lo presupuestado para 2021 es insuficiente para garantizar las inversiones en medios y en personal que requiere el sistema sanitario vasco, sino que alertamos de que ambas cuestiones inciden directamente en las condiciones laborales de la plantilla, y también en la calidad asistencial de la atención sanitaria que se ofrece a la ciudadanía.

Los problemas que arrastra Osakidetza cuentan con un largo recorrido. “El personal lleva más de 10 años a la espera de que sean atendidas sus reivindicaciones. No podemos esperar más. Debemos exigir una negociación real y con contenidos con la que dar respuesta a las carencias que la pandemia ha dejado al descubierto.

Los sindicatos LAB, SATSE, ELA, CCOO, UGT y ESK reiteramos la necesidad y la urgencia de abordar nuestras reivindicaciones: una partida presupuestaria para la sanidad pública que se equipare a la media de la UE, destinando un 25 % del presupuesto de sanidad a la Atención Primaria; aumento de la plantilla, con la incorporación a la plantilla estructural de los empleos ocultos en fraude; consolidación de trabajadoras y trabajadores eventuales; reversión de todos los recortes; la reversión de los servicios privatizados; y medidas para garantizar la salud y la  seguridad  de  la  plantilla.