El pasado 27 de julio de 2020 el rey español Felipe VI visitó el centro Ramón y Cajal de Aspace invitado y acogido por la propia empresa. Previamente, el 21 de noviembre de 2019, hizo lo propio, esta vez, invitado por los empresarios navarros, por la patronal CEN, para otorgar su medalla de oro al empresario Manuel Torres y reunirse con un lobby del Régimen en presencia de la presidenta María Chivite.

En todas estas visitas, organizadas para agradecer los servicios prestados por la corona al capital y al Régimen del 78, las movilizaciones organizadas por las trabajadoras han sido automáticamente limitadas. En todas ellas se han vulnerado nuestros derechos fundamentales a la libertad de expresión y reunión. El objetivo, evitar a toda costa que el rey español reciba de primera mano que su presencia es totalmente ajena a nuestro pueblo y realidad social.

Una vez más tenemos que denunciarel ataque a la libertaden nombre de la monarquía. 12 personas han sido acusadas de un delito contra la corona y citadas a declarar en la Audiencia Nacional española por una acción de protesta realizada el pasado 12 de octubre. Una acción que en cualquier democracia debiera tener el total amparo del derecho a la libertad de expresión. Este último ejemplo, como nos lo demuestra claramente la propia historia, es un claro indicador de la falta de democracia que trae consigo la propia monarquía.

La corona española representa y salvaguarda el Régimen del 78. Un Régimen que a través de la represión y la precariedad niega la libertad y soberanía de nuestro pueblo, el cambio social necesario para tener un trabajo y vida dignas. Monarquía y capital, reyes y empresarios: unos quieren súbditos y los otros esclavos.

Los trabajadores y trabajadoras, la mayoría social, tenemos que seguir movilizándonos, el proceso de deconstrucción del Régimen debe continuar para evitar que las élites capitalistas, conservadoras y unionistas sigan imponiendo este sistema capitalista que cierra las puertas a la democracia, la libertad y el cambio social. De esta forma, el Régimen del 78 acabará cayendo.

En este sentido, desde el sindicato LAB, exigimos que se ponga fin a esta injusticia por la que tendrán que declarar estas 12 personas, a las que mostramos todo nuestro apoyo y solidaridad. Así mismo, hacemos un llamamiento a la clase trabajadora navarra para que acuda a la movilización que se llevará a cabo el próximo 12 de enero a las 10:00 horas frente al Palacio de Justicia de Navarra.