En LAB-Suhiltzaileak no entendemos el empeño de unos y de otros en cortar el derecho a la promoción a los bomberos y bomberas.

Por un lado, la Dirección se obceca en sacar convocatorias de suboficiales, en contra de lo pedido por todos los sindicatos de la Comisión de Personal, saltándose además el compromiso adquirido por el Consejero de paralizar dicha convocatoria, hasta que no se negocie y establezca la estructura de mandos necesaria para el servicio y las características y condiciones de cada puesto en un Reglamento de Bomberos de Navarra.

En LAB nos oponemos a la estructura que se nos plantea desde la Dirección. Es una convocatoria de suboficiales limitada para unas pocas personas, que corta la posibilidad de ascenso al resto del colectivo.

También nos oponemos a plazas de oficiales a cubrir mediante concurso de traslado para funcionarios de nivel A, que ocuparán estos puestos de máxima responsabilidad en nuestro Servicio sin haber visto en su vida un camión de bomberos.

Por otro lado, algunos sindicatos reclaman que puestos como el de suboficial, a cargo de la jefatura de guardia en el operativo diario y en las emergencias, sean ocupados solamente por personas con títulos universitarios, que podrían no tener experiencia alguna en el Servicio.

No entendemos la propuesta y cambio de rumbo de algunos sindicatos, priorizando la titulación frente a la experiencia y la antigüedad en un trabajo tan peculiar como éste, que no se aprende en las universidades, menospreciando de un plumazo el conocimiento adquirido a través de la experiencia y de años de trabajo de muchos compañeros.

El nivel B en Bomberos (actualmente suboficial y sargento), tiene que ser fundamentalmente operativo y estar recogido en un único puesto (da igual cómo lo llamemos); por eso pensamos que se debe valorar también la experiencia en el acceso a estos puestos y dar opción a todos aquellos cabos que cuenten con la debida antigüedad y experiencia.

Nuestra propuesta es clara, hay que negociar y desarrollar ya un Reglamento de Bomberos de Navarra que regule: acceso a los puestos, ascenso y promoción, condiciones y funciones de los puestos, estructura de mandos, etc… Hace tres años, al inicio de la legislatura, fue uno de los compromisos adquiridos por la Directora General de Interior.

Sabemos que para ello hay que modificar la Ley Foral 8/2005, de Protección Civil y atención a las emergencias de Navarra y el Estatuto del personal al servicio de las Administraciones Públicas de Navarra, que nos impiden desarrollar un Servicio de emergencias como es el nuestro. Hay mayoría para hacerlo y se puede hacer.

Es por lo que pedimos al Gobierno, a la Dirección General de Interior y a la futura Dirección de Bomberos que paralicen las convocatorias de oficial y suboficial y que empiecen a construir un Servicio con sólidas bases y no parches que no solucionan los verdaderos problemas que tenemos.