El 30 de marzo de 2022 se convocó una jornada de huelga en las residencias privadas de Araba. Desde entonces, la patronal, en las cinco reuniones mantenidas con los sindicatos, no ha propuesto ni una sola medida encaminada a atajar la situación de precariedad del sector. 

Seguimos con la pasividad de la patronal. Tras dos meses desde la jornada de huelga, no hemos obtenido respuesta, siendo un claro ejemplo del poco interés que tienen en negociar. 

Por parte de los sindicatos, lo tenemos claro. Seguiremos en la lucha, a lado de las trabajadoras y trabajando para tener un convenio colectivo que dignifique el sector y que mejore las condiciones laborales.