El PNV y el PSE tratan desde 2008 de sacar adelante la Ley de Empleo Público Vasco que desarrolla en la comunidad autónoma el Estatuto Básico del Empleado Público (EBEP) estatal. Han necesitado cuatro legislaturas y al final lo han conseguido utilizando el rodillo. LAB denuncia que todo este camino lo han hecho de espaldas a las aportaciones de las y los trabajadores, ya que no han tenido en cuenta ninguna aportación de los sindicatos.

El Gobierno siempre nos ha considerado a los sindicatos como un obstáculo y un mero trámite por pasar. Aún sabiendo esto, LAB quiso dar una oportunidad a la negociación. Debido a que el proyecto de ley se quedaba muy corto, con el objetivo de proteger y desarrollar los servicios públicos realizamos 200 propuestas. Entre ellas:

  • Medidas de reversión de los recortes realizados.
  • Medidas para acabar con una temporalidad insostenible, más allá del chapucero decreto de Madrid, adaptadas a la realidad de Euskal Herria.
  • Medidas para la creación de los empleos necesarios para reforzar los servicios públicos.
  • Medidas para evitar privatizaciones y publificar servicios, como los trabajos de cuidados.
  • Medidas para que las administraciones públicas no sean gestionadas como empresas privadas. Ocurre que este proyecto impulsa una carrera profesional y unos sistemas de evaluación arbitrarios y un sistema de dirección partidista.
  • Medidas para unas administraciones públicas euskaldunes y feministas, con planes de igualdad y protocolos eficaces contra las agresiones machistas.
  • Medidas para que no sea un mero desarrollo de la legislación estatal, para que sea una ley soberana.

Por el contrario, el Gobierno Vasco no tomó en consideración las propuestas de LAB, y sin ninguna negociación ni comunicación en esta legislatura, nos enteramos hace un par de semanas por los medios que la ley se votaba y aprobaba hoy en el parlamento.

Dejan claro que los sindicatos somos un lastre para estos partidos en su estrategia de debilitamiento y privatización de los servicios públicos. La única novedad que hemos conocido en los últimos días es la que se contempla la posibilidad de rechazar el criterio de nacionalidad para algunos casos. Esto, más que dar reconocimiento y solución a la aportación que han venido realizando diversos sectores de la sociedad, deja aún más en evidencia la instrumentalización del personal y es totalmente xenófoba. También revela el tono neoliberal de la ley el hecho de que el grupo PP-C’s ofreciera su abstención el mismo día en que se anunció la inclusión de esta aportación.

Para LAB, además de por no recoger nuestras propuestas, esta ley es inadmisible principalmente por los siguientes motivos:

    • Niega la negociación colectiva y perpetúa el modelo de imposición.

    • Abre de par en par las puertas a la privatización de los servicios públicos.

    • Perpetúa los recortes realizados.

    • Posibilita una gestión mercantilista y partidista de las administraciones públicas.

    • Continúa dependiendo de la legislación estatal en materia de empleo, sin ambición.  

    • No recoge garantías para la estabilidad del empleo.

Los servicios públicos son garantía de derechos fundamentales y para protegerlos necesitamos una ley propia, no como ésta que es un mero desarrollo de leyes foráneas. Teniendo ya la mayoría el Gobierno Vasco, y con el visto bueno de la derecha española, también se nos va a imponer a las y a los trabajadores este proyecto neoliberal y subordinado. LAB, en cambio, seguirá mirando a la clase trabajadora de Euskal Herria, impulsando dinámicas movilizadoras para hacer frente a este modelo autoritario. Hoy también nos hemos movilizado ante el parlamento y mediante la movilización haremos frente a los perjuicios que va a ocasionar esta ley. Este Gobierno Vasco no tiene ninguna intención de tener en cuenta la opinión de los trabajadores y para cambiar esta actitud autoritaria lo que tenemos es la movilización. ¡Tampoco esta ley es de las y los trabajadores!