Hemos registrado hoy en el Parlamento las aportaciones que hace al Plan de Industria del Gobierno de Nafarroa para los años 2021-2025, para que lo reciban los grupos parlamentarios. En el documento, además de exponer las carencias del citado plan, LAB hace aportaciones que responden a las necesidades y al futuro de la industria navarra y de sus trabajadores y trabajadoras. A juicio del sindicato, el plan sólo responde a los intereses de la patronal, ya que no ha contado con la participación de la clase trabajadora ni con su representación sindical.

Estas son algunas de las reflexiones de LAB en torno al plan:

  • Para empezar, es muy significativo que un plan diseñado para los años 2021-2025 se haya presentado a mediados de 2022 y sin contar en su desarrollo ni con los trabajadores y trabajadoras del sector ni con los sindicatos representados en el mismo.
  • El plan profundiza en la dependencia con respecto al sector de la automoción y las multinacionales, con una distribución industrial cada vez más desequilibrada a nivel territorial.
  • No se hacen planteamientos concretos con respecto al reto de calado que en los próximos años supondrá la digitalización y aún menos cómo se planteará este proceso desde una perspectiva de defensa del empleo.
  • Se seguirá destinando dinero publico a manos de empresas privadas y multinacionales, sin ningún tipo de compromiso de garantía de empleo o arraigo de las mismas. Unos compromisos indispensables si tenemos en cuenta el riesgo que puede suponer, por ejemplo, todo lo anunciado en torno a Siemens Gamesa. No tenemos más que recordar lo que ocurrió con la planta de Aoiz.
  • Para finalizar, es escandaloso que en todo el plan no se haga mención alguna a la salud laboral, más aún con la situación especialmente grave que estamos viviendo con este tema. La responsabilidad de las instituciones en este ámbito es directa, y que en el plan no se haga ninguna mención no es más que un reflejo de la dejadez que existe por su parte.