Tras años de trabajo, hoy, 26 de mayo, se ha renovado el capítulo del convenio del personal docente de la CAV en lo referente a la provisión. La dinámica de huelga de 2017 puso en marcha el camino del acuerdo y los hitos marcados desde entonces (los preacuerdos de 2018, la huelga de septiembre de 2020 en la educación o las huelgas en los servicios públicos de 2021) han posibilitado el nuevo escenario alcanzado hoy. Fruto de este recorrido es la firma por parte de LAB de un acuerdo con el Departamento de Educación sobre ratios y recursos escolares.

El acuerdo suscrito recientemente por el sindicato LAB (junto a STEILAS, CCOO y UGT) sitúa a la Escuela Pública de la CAV en mejores condiciones que las actuales. De hecho se han conseguido garantías para crear y estabilizar el empleo pese a la caída de la natalidad. Además, la reducción de ratios permitirá ajustar las cargas de trabajo del profesorado y mejorar la atención al alumnado. Cabe destacar, por otra parte, que se posibilita la conversión en estructuralesdelospuestosdetrabajoligadosatareas defuncionamiento.

Son muchas las reivindicaciones que se han recogido en el acuerdo, como tener en cuenta a la hora de calcular las ratios, al alumnado repetidor o añadido por la denominada matrícula “viva”, una ratio adicional del 10% en centros con alto Índice de Complejidad Educativa (ICE), además de reducir ligeramente los ratios por alumnado/aula, establecer ratios por alumnado/docente; por ejemplo, aunque se mantiene el número de alumnado por aula en el ciclo de 2 años, Educación Infantil o Secundaria, se reduce el ratio por docente; en el resto de etapas se reduce la ratio de alumnado en todas las aulas con respecto a las cifras actuales.

Con el establecimiento de la ratio alumnado/docente se posibilitará la enseñanza compartida, la tutorización por parejas, la duplicación de aulas o la asignación a las escuelas de recursos adicionales ligados a proyectos educativos. Además, se han creado otros recursos adicionales que se añadirán al actual funcionamiento de las escuelas, como son el incremento del profesorado de apoyo, refuerzo de la dotación de equipos directivos o la asignación de necesidades educativas especiales, la creación de doble tutoría en Secundaria o de 500 plazas para personal técnico TIC y de administración.

En definitiva, con la incorporación en todas las escuelas de Profesorado Terapeuta estructural (sin que se liguen a los diagnósticos del alumnado) y el incremento de personal asesor, se dará un paso adelante en los recursos de atención a la diversidad del alumnado. Destacar asimismo que con la incorporación en las escuelas de personal coordinador de proyectos formativos y de innovación se abrirá el camino para incidir en las cuatro claves básicas para LAB: la transformación pedagógica, la coeducación, la normalización del euskera y la inclusión.

Así las cosas, LAB espera que este paso adelante de hoy sea el primero de los que vendrán. De hecho, creemos que es hora de dar pasos también en el acuerdo que regula tanto las condiciones de trabajo como las licencias y permisos del profesorado. Hoy por hoy, considerando que hay que eliminar los desequilibrios entre personal interino y funcionariado de carrera, hacemos un llamamiento al Departamento para que redoble sus esfuerzos por negociar. Mientras tanto, LAB seguirá, con la Escuela Pública Comunitaria Vasca como horizonte, impulsando aquellos aspectos que respondan a las necesidades tanto de trabajadoras y del alumnado.