Tras largas negociaciones y diferentes bloqueos hemos alcanzado la firma del III convenio de intervención social de Gipuzkoa. Ante estos bloqueos el papel en LAB ha sido construir puentes y vamos a seguir haciéndolo.

Hay que tener en cuenta que este convenio se ha conseguido firmar en medio de la pandemia y la crisis del capital. Por otro lado, la patronal no quería negociar sobre temas económicos; y más allá de eso, gracias a las movilizaciones de las personas trabajadoras del sector, conseguimos parar los recortes y los pasos atrás que planteaban.

El acuerdo es un III convenio de intervención social de Gipuzkoa con vigencia desde 2019 a 2022 (4 años), y estos son los puntos en los que se recogen mejoras:

– Salud laboral.
– Vacaciones.
– Licencias retribuidas.
– Licencias no retribuidas.
– Conciliación.
– Excedencias voluntarias.
– Adaptación laboral mayores de 60 años.
– Incremento salarial durante los cuatro años del convenio.
– Adhesión al decreto de teletrabajo y creación de la comisión. – Obligar a la comisión de normalización lingüística.
– Creación de la comisión de clasificación profesional.

La firma del III convenio de intervención social de Gipuzkoa no significa que la lucha de personas trabajadoras del sector haya terminado, sino que supone un punto de inflexión. Esta crisis sanitaria ha puesto de manifiesto la importancia del cuidado y la necesidad de poner el cuidado en el centro. Que ha llegado la hora de transformarse en el sistema actual, de reflexionar y seguir luchando por un servicio social público y de gestión pública digna, ante los recortes que puedan venir.

¡Organicémonos las trabajadoras para conseguir estos objetivos, impulsando el cuidado mutuo, la reflexión y la lucha!