Desde LAB convocamos una huelga para los días 23 y 24 de septiembre para dar a conocer la grave situación de las residencias de personas mayores de Gipuzkoa y reivindicar una solución digna lo antes posible. Así lo hemos anunciado en la comparecencia llevada a cabo ante la Diputación Foral de Gipuzkoa.

Estas convocatorias de huelga deben ser entendidas como una continuación del proceso de lucha que las trabajadoras mantienen desde hace tiempo, así como de los días de lucha conjunta entre las trabajadoras de los servicios de cuidados los días 26 de enero y 4 de marzo, junto a las familias de las personas usuarias y otros movimientos sociales.

Debido a la emergencia sanitaria, la ya grave situación se ha hecho insostenible en la mayoría de las residencias de personas mayores de Gipuzkoa; cargas de trabajo excesivas y falta de tiempo para atender a las personas residentes, brechas salariales en las mismas residencias o entre las trabajadoras del sector que realizan el mismo trabajo, cambios continuos en los calendarios, obstáculos para el disfrute de los dias de vacaciones, falta de estabilización de puestos de trabajo o despidos injustificados, falta de valoraciones psicosociales, cambios continuos de protocolos, etc. Todos estos son claros ejemplos de la vulneración de los derechos de las trabajadoras.

La situación que vivimos en Gipuzkoa, sin embargo, no es una excepción y se está repitiendo de forma sistemática en otros territorios de Euskal Herria; en Bizkaia se han congelado los salarios de las trabajadoras del sector y en Nafarroa y Araba no hay convenio colectivo territorial.

Desde el sindicato LAB exigimos la publificación de todos los servicios y entendemos que esta situación es consecuencia de la privatización de los servicios públicos, de la precarización laboral y de la falta de reconocimiento social y económico de los sectores feminizados.

Asimismo, queremos subrayar la total responsabilidad de la Diputación Foral de Gipuzkoa y de la patronal, que lejos de buscar soluciones, están perpetuando esta insostenible situación. Lejos de garantizar unas condiciones laborales dignas de las trabajadoras o un servicio de cuidados de calidad para las personas usuarias, están priorizando los beneficios de la élite económica o la reducción del gasto social; sino, ¿cómo se puede entender que empresas privadas financiadas con dinero público sigan lucrándose aprovechándose del cuidado de las personas mayores?

Por eso decimos que es imprescindible reorganizar el sistema de Servicios Sociales en su conjunto, porque todos tenemos derecho a recibir cuidados que se adapten a las necesidades de cada uno, así como a realizar las tareas de cuidados en las condiciones más dignas. Mientras tanto, un nuevo Convenio Colectivo de Residencias de Personas Mayores de Gipuzkoa y la adaptación del catálogo de ratios a la situación actual serán las principales condiciones provisionales para poner fin a este conflicto.

Es el momento de reactivar la negociación colectiva y desbloquear este conflicto, poner sobre la mesa el esfuerzo y sacrificio de las trabajadores durante la Emergencia Sanitaria y exigir a la Administración Pública y a la patronal el reconocimiento social y económico que se merecen. Es el momento de seguir sensibilizando a la sociedad y multiplicar la presión social a través de la lucha sindical, porque la perpetuación de esta situación o la resolución de este conflicto condicionará el futuro de toda nuestra sociedad; por ello, es imprescindible la implicación y colaboración de todos los sectores, desde la unidad sindical hasta la construcción de alianzas entre las asociaciones de familiares de residentes y los diferentes movimientos sociales.

En defensa de las trabajadoras, de las personas residentes y del interés colectivo, convocamos dos jornadas de huelga para los días 23 y 24 de septiembre. Animamos a participar en las diferentes movilizaciones e iniciativas que se organicen durante estos días, ya que será imprescindible la implicación de todos para revertir la situación lo antes posible.