A convocatoria de la mayoría sindical vasca, nos hemos concentrado en Iruñea, frente al Parlamento de Nafarroa, para denunciar los accidentes laborales mortales que se han producido en los últimos días y exigir responsabilidades a las autoridades. En concreto, son ya 46 las y los trabajadores fallecidos en lo que va de año en Euskal Herria, 14 de ellos en Nafarroa. El año pasado 11 personas perdieron la vida en el citado herrialde a consecuencia de la siniestralidad laboral. Por tanto, pese a que aún restan meses para finalizar el año, el número de muertes laborales ya es superior respecto a 2020.

En la concentración hemos denunciado que la ley de prevención que está en marcha a nivel estatal desde 1997 no se cumple y eso, en lo que respecta a Nafarroa, es responsabilidad directa del Gobierno de Chivite: «Nunca hemos visto que se intente adquirir las competencias que le corresponden, no hay voluntad política».

Es imprescindible socializar este grave problema en los términos que corresponde: «Una decisión política bajaría inmediatamente la tasa de mortalidad. Para ello, hay que incrementar cuantitativamente el número de inspectores y su competencia con carácter de urgencia».