Tras cuatro años de negociación, 10 jornadas de huelga infinidad de movilizaciones, hemos conseguido mover a la patronal y alcanzar al fin un preacuerdo!

En primer lugar, hemos conseguido frenar las medidas regresivas que tenía la patronal en el punto de mira, como reducir los complemento de las bajas.

En segundo lugar, la pérdida de poder adquisitivo de las trabajadoras de este sector durante los últimos años ha sido brutal. Hemos conseguido un aumento del 8% con efectos desde abril del 2023 y aumentos salariales que garanticen el IPC para los años de vigencia del convenio: un 4% para 2024; un 3,50% para 2025 y un 2,5% para 2026. Si durante este periodo el IPC superase el incremento del 10%, se aplicará la diferencia.

Además, las trabajadoras que no hayan tenido un aumento ni mejora salarial durante el tiempo en que el convenio ha estado decaído, recibirán una compensación de 900€, proporcional al tiempo en la empresa y proporcional a la jornada.

En tercer lugar, hemos conseguido mejorar algunos aspectos del contenido del convenio, como la posibilidad de las reducciones de jornada por guarda legal hasta los 14 años.

Este convenio afecta a alrededor de 4.000 personas, la mayoría mujeres. Consideramos que la razón principal por la que esta negociación ha sido tan larga y tan difícil es precisamente esta: las patronales siguen considerando los sectores feminizados un salario complementario en los hogares.

Desde junio de 2021 hemos iniciado una larga dinámica movilizadora junto con ELA. Es la primera vez que en este sector hemos realizado tantas huelgas por un convenio, y hemos dado un golpe en la mesa. Una vez más, se demuestra que la lucha es el único camino.