En estos tiempos del Coronavirus, con el objetivo de iniciar el nuevo curso con la máxima garantía y seguridad, el Departamento de Educación de Nafarroa adelantó que reforzará, entre otros, los servicios de limpieza. No dijo, sin embargo, que asignará este trabajo a una empresa privada ni que dará un paso más en la privatización de los servicios de limpieza.

El pasado viernes, 21 de agosto, el consejero de Educación anunció que el Departamento que dirige destinará 47 millones de euros a la contratación de personal. Se refirió, concretamente, al profesorado y al personal de refuerzo de los servicios de limpieza de los centros.
Esta decisión, que a primera vista resulta tan positiva, tiene también su lado oscuro: este refuerzo supondrá la privatización del servicio de limpieza que la Administración ofrece en varios institutos de Navarra.

En la actualidad, en algunos institutos la limpieza la realiza aún personal del Gobierno de Navarra. Según hemos podido saber gracias a algunas direcciones, los equipos directivos de estos centros han recibido recientemente la llamada de la empresa Ausolan anunciando que el Gobierno les ha encargado un presupuesto para la realización de esta limpieza extraordinaria. Es decir, que en los servicios de limpieza que hasta ahora realizaba personal propio de la Administración entrará como refuerzo personal de una empresa privada; el Gobierno, con el Consejero Gimeno a la cabeza, ha decidido que una empresa privada realice la función que hasta ahora estaba en manos de los y las empleadas públicas. Se hace realmente difícil ver esta situación y no relacionarla con los tiempos más duros y oscuros de UPN. Y ahora, el Departamento de Educación que dirige un Consejero que se dice de izquierdas quiere llevar a cabo este movimiento que no es sino una clara privatización.

No entendemos el porqué de esta privatización, ya que la legislación actual permite que en esta situación motivada por la Covid, se puedan crear plazas estructurales y cubrirlas con personal propio. Ya hemos visto en los últimos meses cómo la Administración, por necesidades extraordinarias, ha contratado personal extra allí donde antes no había vacante, basándose en razones Covid. En concreto, esta posibilidad está regulada en el artículo 6.1 de la Ley Foral 6/2020 de medidas urgentes frente al Coronavirus: «Las personas integrantes de las listas de aspirantes a la contratación temporal podrán ser requeridas para su contratación en régimen administrativo en cualquier ámbito de contratación de la Administración de la Comunidad Foral de Navarra y sus organismos autónomos. Se intentará, de manera preferente, respetar el orden de prelación de aspirantes en las listas de contratación vigentes». También el Decreto Foral 68/2009, por el que se establecen normas para la contratación de personal en régimen administrativo en las Administraciones Públicas de Navarra, posibilita mediante su artículo 3.1 la forma de contratación que define como «singular».

Recorrido de la luz a la oscuridad
La primera noticia acerca de esta actuación la recibimos desde un instituto, pero después nos llegaron más llamadas que nos advertían de lo mismo. En LAB, no hace falta decirlo, recibimos con gran sorpresa las noticias y pensamos si podría deberse a que alguien se hubiese equivocado a la hora de remitir la información. No obstante, consideramos que se trataba de algo que teníamos que comprobar o desmentir cuanto antes, y nos pusimos en contacto con la Directora del Servicio de Gestión de Personal Temporal del Departamento de Educación. Nuestra pregunta fue directa: si las contrataciones para reforzar los servicios de limpieza se realizarían desde la plantilla de Servicios Generales. La respuesta no hizo más que aumentar nuestra preocupación. La Directora del Servicio nos comentó que no sabía nada y que nos emplazaba a contactar con la sección de Mantenimiento de Centros y Dependencias, que es la que estaba gestionando la partida de refuerzo de la limpieza de los centros.

Aunque lo hemos intentado en infinidad de ocasiones, no hemos podido hablar con la persona responsable de esta sección. Viendo que esa oscuridad confirmaba nuestras sospechas, hemos continuado tratando de hablar con el Jefe de la Sección de Mantenimiento de Centros y Dependencias, para aclarar el porqué de esta forma de gestión y saber de quién ha sido la decisión. A día de hoy, lamentablemente, seguimos intentándolo.

LAB siempre ha defendido, y defenderá, que el servicio de limpieza en los centros de la Administración lo tiene que realizar el personal propio, y cuando haya que reforzar ese servicio, como es el caso, que también se contrate de las listas de puestos públicos. Sabemos con seguridad que hay gente suficiente para hacer sustituciones de personal de Servicios Generales y cubrir todas las necesidades que pudieran surgir.

¡Cuidemos el empleo público! ¡No a la privatización!