La situación en las residencias de personas mayores es insostenible y es imprescindible buscar una solución de urgencia cuanto antes. Las excesivas cargas de trabajo hacen imposible que las y los residentes reciban el servicio de cuidados de calidad que necesitan y merecen. Además, la falta de un convenio colectivo territorial ha generado grandes diferencias en las condiciones de trabajo entre centros diferentes y unas enormes brechas salariales entre las trabajadoras que prestan un servicio público financiado con dinero público.

Queremos mostrar nuestra solidaridad con las trabajadoras de las residencias de Bizkaia que celebraron el martes un día de huelga y hacemos nuestra su lucha, porque esta situación no es un problema de la residencia Txara I, ni de las residencias de personas mayores de Gipuzkoa, ni de las residencias de Bizkaia, sino la consecuencia estructural de la mercantilización de las tareas de cuidados, la precariedad laboral y la devaluación del trabajo de las mujeres trabajadoras.

Han convertido el cuidado en un negocio y las empresas privadas que gestionan servicios públicos financiados con dinero público están obteniendo enormes beneficios económicos, aprovechando el cuidado de nuestros mayores y profundizando en la explotación de las mujeres trabajadoras. Esto no es un simple conflicto laboral entre las trabajadoras y la patronal, sino una cuestión social que afecta a toda la sociedad de Gipuzkoa, porque toda la ciudadanía tiene derecho a recibir servicios de cuidados de calidad y a ofrecer cuidados en las condiciones laborales más dignas.

En la jornada de huelga que realizamos el 28 de octubre, hicimos una petición formal y pública a la Diputación Foral de Gipuzkoa para hablar de la situación de las residencias de mayores y empezar a buscar soluciones inmediatamente.

Sin embargo, el 12 de noviembre, al no haber recibido ninguna respuesta, celebramos otro día de huelga. Esta vez, nos cerraron las puertas de la Diputación Foral de Gipuzkoa en los morros. Ese mismo día, Maite Peña se comprometió a darnos una cita lo antes posible, pero hoy por hoy no se ha puesto en contacto con las trabajadoras del sector.

Está quedando claro, por tanto, que la Diputación Foral de Gipuzkoa no tiene ninguna voluntad de sentarse con las trabajadoras y buscar una solución adecuada a una situación que se ha vuelto extrema.

Sin embargo, las trabajadoras y sindicatos no tenemos ninguna intención de quedarnos quietas, es el momento de multiplicar la presión social y sindical, porque las trabajadoras que se han enfrentado a la pandemia de Covid-19 se lo merecen, nuestros abuelos y abuelas se lo merecen y la sociedad de Guipuzkoa lo merece.

Por ello, animamos a participar en las movilizaciones del día de huelga que hemos convocado este viernes, 17 de diciembre, porque hasta que nos sentemos con la Diputación Foral de Gipuzkoa y pongamos en marcha la negociación colectiva esto no va a parar, Porque no nos vendemos, porque el cuidado no puede ser un negocio.

Ratioak handitu! Herrialdeko Hitzarmena orain! Zaintza lanak aitortu! Zerbitzua duindu!

A las 9:30, a través de piquetes, realizaremos una solicitud de reunión ante Txara II, sede de Políticas Sociales. A las 11:00, llevaremos a cabo una concentración ante la Diputación Foral de Gipuzkoa.