Hoy a las 15:30 se realizará el segundo examen de la OPE de bomberos y bomberas, en la Academia de Arkaute. LAB estará allí para garantizar que el derecho a presentarse se hace efectivo. De hecho, fueron muchos las y los candidatos que interpusieron recurso al primer examen, y los juzgados de Gasteiz obligaron a Arkaute a aceptar que tenían derecho a presentarse a este segundo examen en tanto no se resolviesen los recursos.

Del mismo modo, LAB denuncia las chapuzas realizadas en la OPE conjunta y señala que seguirá movilizándonse y sumándonse a las acciones planteadas por el colectivo de bomberos y bomberas y reclamando cualquier otra chapuza en esta OPE que nunca debió existir. Además, y exige a las administraciones que cuentan con servicios de bomberos y bomberas que nunca más vuelvan a encomendar a Arkaute una OPE como ésta.

Primero, fue obligar a las y los aspirantes en el proceso de inscripción a firmar que se renunciaba a reclamar contra los exámenes psicotécnicos y a dar permiso para que investigasen sobre su pasado delictivo. Tras la denuncia de aquello, tuvieron que echarse atrás.

Después vino el cambio de criterio del tribunal respecto a la ponderación de los psicotécnicos y lo hicieron al margen de la legalidad de los procedimientos administrativos.

Ante la debacle causada, ya que no había personas aprobadas suficientes para cubrir los servicios, se inventaron una rebaremación que no aparecía contemplada en las bases de la convocatoria, un lavado de cara, de nuevo sin seguir el procedimiento adecuado.

Siguiendo con la chapuza, dieron un exiguo plazo de alegaciones de 3 días sin haber publicado ni facilitado el cuadernillo de preguntas de algunos exámenes. Y para acabar,  no se pudo ejercer completamente el derecho a hacer el ejercicio en euskera, ya que el examen de habilidades verbales sólo estaba en castellano.

Ante tal chapuza, han sido cientos los recursos presentados durante el proceso. Y ante esos recursos, Arkaute ha reaccionado con su soberbia habitual; todos desestimados y prohibición de presentarse a los siguientes exámenes a quienes los habían presentado, aunque los recursos no habían sido aún resueltos.

Tanto desde el colectivo de bomberos y bomberas como desde los sindicatos se pidieron medidas cautelares de forma que se les permitiese seguir en el proceso selectivo.

Y de nuevo han tenido que dar marcha atrás, ya que los juzgados de Gasteiz les han obligado a aceptar que tenían derecho a presentarse al siguiente examen en tanto no se resolviese ese recurso.