El sindicato solicita de manera inmediata el reconocimiento como accidente de trabajo a todos los efectos para todo el personal contagiado de COVID-19 que desarrolla su profesión en centros sanitarios y socio-sanitarios, así como todas las medidas necesarias para garantizar su salud.

El Real Decreto 19/2020, de 26 de mayo, considera como contingencia profesional derivada de accidente de trabajo las enfermedades padecidas por el personal que presta servicio en centros sanitarios o socio-sanitarios como consecuencia del contagio del virus SARS-CoV2, durante el estado de alarma, y hasta un mes después, en el ejercicio de su profesión.

No se están contemplando todas las situaciones a efectos de dicho reconocimiento, no se están abonando los complementos salariales regulados en los convenios colectivos de aplicación y el carácter protector del decreto vence en julio. Esto es, los contagios producidos con posterioridad a julio, no tendrán los efectos legales que produce la consideración como accidente laboral.

Si bien es cierto que el Estado de Alarma ha finalizado, la pandemia continua y ello, es susceptible de volver a generar situaciones de riesgo de contagio y sus consecuencias en los centros sanitarios y socio-sanitarios.

Es incomprensible que se limiten los tiempos de aplicación a los periodos de estado de emergencia y un mes posterior, dejando fuera a miles de personas trabajadoras que se han contagiado anterior y posteriormente a esos períodos. Puede darse un mismo contagio en el que se han visto involucradas diferentes personas trabajadoras y a unas se les considere accidente de trabajo y a otras baja común, dependiendo cuándo se hayan manifestado los síntomas si hay o cuándo te den la baja.

Se sabe de los efectos secundarios importantes de esta enfermedad, por lo que al no considerarse como accidente de trabajo, los gastos que pueden ocasionar muchos de ellos no están cubiertos si estás por baja común.

La ausencia de previsiones y de planes de contingencia adecuados y eficientes tuvo un impacto devastador y letal entre las personas trabajadoras y usuarias del sistema sanitario y socio-sanitario.

El sindicato LAB, exige la prórroga del Decreto-Ley para que continúen considerándose como contingencia profesional derivada de accidente de trabajo las enfermedades padecidas por el personal que presta servicio en centros sanitarios o socio-sanitarios como consecuencia del contagio del virus SARS-CoV2.

Está clara la importancia que el gobierno da al tema de los cuidados y este tipo de servicios, nula. En una actividad productiva sería incomprensible que se pusiese en cuestión un accidente que se ha dado dentro de la empresa y a causa de la actividad que en ella realiza el trabajador o trabajadora.

Siguen jugando con nuestra salud, no proporcionando los EPIs cuando lo necesitábamos y ahora, con los plazos de cuándo podemos o no enfermar a causa de nuestro trabajo.