No es nueva la inaceptable e intolerable actitud y conducta que acostumbra a mostrar el responsable de la empresa ya sea ante los y las trabajadoras, representantes de la plantilla o asesores sindicales. Durante años han sido innumerables los exabruptos, malas contestaciones, salidas de tono y amenazas vertidos por esta persona.

Hasta el momento no hemos dado el paso de hacer público el comportamiento del responsable de DISPORT EKI, pero el episodio ocurrido el pasado día 24 de junio, ha sido la gota que ha colmado el vaso de nuestra paciencia; un trabajador del servicio de socorrismo, y a la vez elegido representante de la plantilla en las elecciones celebradas hace tres semanas, fue convocado a los locales de la empresa para firmar el calendario laboral del próximo curso. El trabajador ante la disconformidad con el calendario propuesto por la empresa, firmó como “no conforme” el calendario. En ese momento el responsable de la empresa le retiró el calendario y lo rompió. Se encaró al trabajador y empezó a empujarle mientras le insultaba y amenazaba.

Resulta rechazable toda conculcación de derechos de los y las trabajadoras, pero totalmente intolerable e inaceptable las agresiones hacia cualquier persona. Consideramos que el responsable de DISPORT EKI ha traspasado todas las líneas. Los sindicatos ELA, LAB, CCOO y UGT decimos que hasta aquí hemos llegado, y que no permitiremos ni una sola agresión más, ya sea esta física o verbal.

Por otra parte, siendo como es DISPORT EKI una empresa que gestiona diferentes servicios públicos, aprovechamos para dirigirnos a las diferentes administraciones del territorio para solicitarles que tengan en cuenta y garanticen antes de adjudicar cualquier tipo de servicio, que las empresas licitadoras respetan la normativa laboral y las más elementales y básicas normas de convivencia, y así mismo velen porque cumplan con ello durante la vigencia de los contratos que les unen a las empresas adjudicatarias. Y al Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz en concreto que se posicione ante estos gravísimos hechos.

Los sindicatos ELA, LAB, CCOO y UGT vamos a seguir defendiendo los derechos de la clase trabajadora vasca, y no nos vamos a callar ante este tipo de actuaciones y conductas de sometimiento. Animamos a los y las trabajadoras a denunciar estas prácticas, y a defender los derechos que nos corresponden.