Miles de empresas han activado el mecanismo de los ERTE a nivel estatal, tras el parón generado por el COVID 19. En este sentido, el sindicato LAB llevó el caso de una persona que trabaja en el sector de la hostelería al Juzgado de lo Social número 6 de Bilbo, denunciando al Sepe, y la sentencia emitida ha sido a nuestro favor.

El fondo de la cuestión consistía en determinar si el periodo del ERTE es un periodo cotizado para la prestación por desempleo ordinario que se puede activar posteriormente. Desde el sindicato LAB hemos defendido que sí, es decir, que el periodo en ERTE es un periodo cotizado a todos los efectos a nivel de prestaciones, incluido el desempleo. Y nos han dado la razón. Por tanto, el periodo de tiempo en ERTE por efecto del COVID será a todos los efectos período cotizado para el desempleo ordinario. Se trata de una sentencia pionera que se puede aplicar a nivel estatal, ya que la denuncia fue contra el SEPE, organismo estatal.

Cabe señalar que las cotizaciones de los ERTE de fuerza mayor, entre otros, han sido exonerados por decisión del Gobierno español, y el SEPE ha decidido de motu propio que dichos periodos no han de ser computados como cotizados para el desempleo ordinario. Desde LAB hemos defendido y defendemos que no es acorde a derecho la decisión de la entidad pública, ya que, las medidas adoptadas que puedan favorecer al empleador no pueden tener efectos negativos para las personas trabajadoras; al igual que sucede con varias modalidades contractuales que cuentan con incentivos. 

Pues bien, la sala que ha estudiado el caso ha ratificado la lectura defendida por el sindicato. Luego, ha dictado que, efectivamente, las exoneraciones dispuestas no pueden tener efectos negativos para las personas empleadas, basándose en el artículo 24, apartado segundo, del real decreto 8/2020.

Esta sentencia cuenta ya con el recurso interpuesto por el SEPE. Creemos que no es una buena noticia que la entidad pública recurra una decisión en el que la normativa es clara y favorece a las personas trabajadoras, siendo éstas las que realmente se han visto perjudicadas por el parón de la pandemia. 

El fondo del asunto de este caso es una cuestión que suscita gran interés en el ámbito jurídico, así como en el ámbito social por la gran envergadura y cantidad de personas afectadas. Y que sepamos, ésta es la única sentencia dictada en el ámbito estatal que conoce dicha cuestión. 

El capital ha de pagar

Para dar cuenta de esta importante sentencia hemos comparecido en Bilbo, de la mano del secretario de Acción Sindical Xabier Ugartemendia y la abogada de LAB Garazi Mendoza.

Xabier Ugartemendia ha señalado que «la crisis anterior la pagamos las y los trabajadores, a través de la reforma laboral que permite despidos y precarización. En la crisis anterior rescataron a los bancos; esta vez, a las grandes empresas a través de los Fondos Europeos y la reforma de las pensiones, entre otros. Por si esto fuera poco, el Estado español ha perjudicado a las y los trabajadores en ERTE que pueden perder sus puestos de trabajo en el futuro, con las condiciones para aplicarlos. Otra vez más, son las y los trabajadores quienes pagan la crisis. Y es que el Estado español, a través del Sepe, reduce la prestación por desempleo de muchas y muchos trabajadores que pueden quedarse en la calle».

De ahí la importancia de la sentencia dictada a iniciativa del sindicato LAB. «Esta resolución, obtenida a iniciativa de LAB, apoya a todas y todos los trabajadores que han estado en ERTE en el Estado, neutralizando una decisión perjudicial provocada por Madrid», ha insistido el secretario de Acción Sindical.

La mayoría de las y los trabajadores que han estado en ERTE tienen condiciones laborales precarizadas y muchas de ellas son mujeres y jóvenes, que trabajan en la hostelería o en sectores como el comercio, que sufren un goteo de pérdidas de empleo. «Sufren condiciones laborales precarias, han sido despedidas a través de la reforma laboral y ahora, además, quieren recortar su prestación por desempleo», ha denunciado Xabier Ugartemendia.

Ante esto, el representante de LAB ha interpelado al Gobierno Vasco y al Gobierno de Navarra: «En lugar de tomar medidas y posicionarse en favor de las y los trabajadores, apoyan a las grandes empresas cuando hay despidos, apoyan a la patronal en pleno proceso de precarización. Abandonan a las y los trabajadores».

Ha insistido en que es necesario crear una normativa que defienda los intereses de las y los trabajadores de Euskal Herria. En este sentido, LAB ha propuesto un Código Laboral vasco y una Ley de Seguridad Social propia: «Interpelamos al Gobierno Vasco y al Gobierno de Navarra para que pongan en marcha este debate para evitar que se produzcan situaciones tales como el recorte de las prestaciones de desempleo de las y los trabajadores en ERTE».

Las y los trabajadores debemos prepararnos para una nueva fase de lucha. «Tenemos que luchar para que la crisis creada por la pandemia no la paguemos la clase trabajadora. Hay que organizarse, hay que impulsar la fuerza del colectivo y hacer frente a la situación para que prevalezcan nuestros derechos», ha añadido Xabier Ugartemendia.