Hemos realizado una concentración para denunciar el Expediente de Regulación de Empleo de El Corte Inglés. Concretamente, hemos protestado contra los despidos y la precarización ante la tienda de Bilbo. «Aquí no sobran trabajadoras y trabajadores, estamos faltos de personal. La carga de trabajo está aumentando constantemente», hemos señalado.

LAB se ha movilizado hoy ante el centro de trabajo de El Corte Inglés en Bilbao. Ha denunciado que aunque la empresa quiera vender el ERE como un éxito, la fase voluntaria ha finalizado con muchas incógnitas. Además, han señalado que la empresa ha utilizado la digitalización como excusa para condicionar las condiciones de trabajo.

Desde LAB señalan que las medidas implantadas por El Corte Inglés no vienen motivadas por la digitalización ni la pandemia, sino por el modelo de negocio que la empresa quiere impulsar desde hace tiempo: contrataciones precarias  de fin de semana y domingos a puerte cerrada exclusivamente para la preparación de la venta on-line; cada vez más catálogo en internet y menos en tienda; recortes de personal, falta de sustituciones, no prorrogar contratos eventuales… El ERE es un paso de gigante más en este camino.

Este proceso se da, además, tras firmar una modificación sustancial de las condiciones de trabajo que precarizaba en gran medida las condiciones de trabajo de la plantilla, asegurando que como contrapartida salvaguardarían el empleo. No ha pasado ni un año y la empresa ha presentado un ERE que afecta a más de 3.000 trabajadores y trabajadoras.

LAB muestra su oposición al ERE y considera que hay otras maneras de afrontar la digitalización, y que El Corte Inglés ha optado por recortar gastos de personal para seguir aumentando beneficios. Señala que en la CAV la empresa quería eliminar 37 puestos de trabajo soporte, donde no ha habido voluntarias, pero sí suficientes personas del departamento de ventas adscritas. LAB entiende que negar dichas adscripiciones sería un despropósito y así se lo ha transmitido a la empresa, que asegura que no habrá despidos forzosos.

El sindicato se pregunta sobre las condiciones en la que quedarían las personas que estaban en soporte y señala el riesgo de que se planteen modificaciones inasumibles que hagan que las y los trabajadores renuncien a sus puestos de trabajo, exactamento como está sucediendo en otros procedimientos de ERE similares, como en Inditex o H&M. No serán forzosos, pero existe el riesgo de que se destruyan puestos de trabajo de manera indirecta. Por eso, LAB exigen a la empresa garantías y compromiso.