Desde LAB Ilunion (contrata de limpieza) y LAB Metro Bilbao manifestamos nuestra máxima repulsa al ataque machista sufrido por una compañera del servicio de limpieza de estaciones del metro. Nuestro apoyo incondicional a la compañera agredida, y máxima disposición a ayudarla en lo que necesite. Asimismo, ambas secciones sindicales llaman a participar en la movilización convocada por EMARI, grupo feminista de Sestao, el miércoles, a las 19:00, en el ayuntamiento.

Por desgracia, los sectores feminizados como el de la limpieza están muy expuestos a la violencia en sus mútliples vertientes como la laboral (precariedad, salarios, condiciones y derechos), la empresarial (subcontratas, subrogaciones…), la institucional (invisibilización, no publificación de servicios, no protección  ni garantía de derechos, más sangrante en este tipo de empleo),  la social (con el machismo estructural que se sostiene en todo el trabajo que gratuitamente en las familias, en las casas o en sectores considerados «esenciales» en el tiempo de pandemia realizan las mujeres). Incluso diríamos que sindical. Ese último aspecto nos preocupa enormente, en la parte que nos toca.

En Metro Bilbao somos responsables de que las personas que prestan servicio junto a nosotras trabajen en condiciones de seguridad y dignidad. Son compañeras, y si agreden a una, nos agreden a todas. Nos está costando salir juntas como comités en este caso, y es, cuando menos, lamentable. La respuesta debe ser rápida y contundente, no perder tiempo en cuestiones accesorias.  Ante otras agresiones la respuesta ha sido distinta. La falta de coordinación e incapacidad de consensuar acciones por parte de los comités de las distintas empresas, y de las secciones sindicales ha dejado en evidencia la poca importancia que le damos a la violencia contra las mujeres. Los planes de igualdad y las declaraciones del 8 de marzo y del 25 de noviembre, tanto empresariales como sindicales, no sirven si, a la hora de la verdad, nos faltan coherencia y compromiso.