Actualmente se está negociando en Navarra el convenio de limpiezas de edificios y locales que afecta aproximadamente a unas 7.500 trabajadoras. Hasta hora, los sindicatos LAB, UGT y ELA estaban trabajando juntos una plataforma de reivindicaciones que trabajar en la mesa de negociaciones. Pero UGT ha roto ese acuerdo intersindical ya que ha preferido darle prioridad aplicativa al convenio español, antes que al navarro.

Tras los primeros contactos entre UGT y LAB, a los que posteriormente se unió ELA, se consiguió completar una plataforma ambiciosa que respondía a los problemas fundamentales que afectan al sector de limpiezas en Navarra y que además ponía las bases para las reivindicaciones de los proximos años: brecha salarial, mejora de la bajas, ampliación y dignificación de las jornadas de trabajo y superación de la reforma laboral del PP.

Y es precisamente ahí donde UGT ha roto el acuerdo, en el punto de la prioridad aplicativa. Este es un punto fundamental para cualquier trabajadorx de Navarra: que acuerdos a nivel estatal no puedan empeorar las condiciones de trabajo de Navarra. Desgraciadamente en Navarra es bien sabido que igualarnos en condiciones de trabajo a nivel estatal solo trae empeoramiento de las condiciones de trabajo, abaratamiento, pobreza y precariedad.

Por contra, en la ultima reunión de antes de ayer se marcó un rumbo bien distinto. Hubo buena sintonía entre Patronal y los sindicatos CCOO y UGT acerca de un posible acuerdo que atiende todas las peticiones de la Patronal y que supone una congelación en todos los puntos importante para las trabajadoras: antigüedad, jornada, bajas… Con una pequeña subida salarial, eso sí, pero que queda lejos incluso de lo que UGT y CCOO demandaban en sus plataformas.

Debido a todo ello, pedimos una profunda reflexión a UGT para que no abandone la plataforma a tres que habíamos construido y apueste por las reivindicaciones ya consensuadas. Desde su condición de cuarta fuerza sindical entendemos que deben dar un giro urgentemente, LAB les abre los brazos a un modelo sindical que camina rápidamente hacia la mayoría en el sector. Aún están a tiempo de rectificar, o cruzan la línea y vienen a un sindicalismo que se moviliza para solucionar los grandes problemas del sector, o por contra continua en el modelo sindical estancado que firma acuerdos que congelan cuando no empeoran las condiciones de trabajo. Romper la ilusión por luchar que se ha creado tras muchos años es una irresponsabilidad.