Tras un intercambio de comunicaciones entre LAB y el consejero de Desarrollo Económico Manu Ayerdi, el sindicato ha podido confirmar las dudas que tenía en torno a la forma y los contenidos del nuevo Plan de Empleo de Navarra. A la vista de la respuesta del Gobierno, LAB entiende que ese Plan de Empleo no dignificará las condiciones de vida y de trabajo de la clase trabajadora navarra, y por la tanto le sitúa fuera de ese plan.

En opinión del sindicato LAB que el Gobierno de Navarra deposite sus políticas de empleo en el Consejo de Diálogo Social es dejar el Plan de Empleo en manos de los agentes CEN, UGT y CCOO. Un error político grave. Así se lo trasladamos en su día en la carta que enviamos a la presidenta María Chivite y al consejero de Desarrollo Económico Manu Ayerdi. A pesar de ello, insisten en un marco que no alcanza el 50% de la representación sindical en Navarra y que fue creado de manera excluyente con el dinero de todas las navarras.

¿Por qué para hablar sobre el empleo agrario en Navarra se puede crear una mesa específica para ello con la participación de todos, y la misma fórmula resulta imposible para el Plan de Empleo? La respuesta es clara. Porque la invitación no ha sido sincera y, por lo tanto, no ha resultado creíble. Con nuestra invitación han buscado que fuéramos nosotras mismas quienes nos situáramos fuera.

En cuanto a los contenidos, el Gobierno de Navarra reconoce en su respuesta a nuestra petición de aclaraciones que en materia laboral la competencia normativa y legislativa es estatal, por tanto corresponde al Congreso de los Diputados la capacidad para aprobar leyes en material laboral y al Gobierno de Madrid la capacidad para aprobar los decretos que las desarrollen. Por ello, le preguntamos al Gobierno si estaba dispuesto a promover medidas como un salario mínimo de 1.200 euros, una jornada de 35 horas, el fin de la discriminación en la contratación o acabar con la brecha salarial.

En este caso la respuesta del Gobierno no plantea soluciones para superar el actual marco normativo en favor de mejorar las condiciones de vida y de trabajo de la clase trabajadora navarra, renuncia a cualquier interpelación a la patronal y sitúa su marco de actuación en facilitar los acuerdos y apoyar las medidas a través de incentivos económicos y fiscales.

LAB tiene claro claro que el Plan de Empleo que al final acordarán el Gobierno de Navarra, la patronal CEN y los sindicatos UGT y CCOO no va a dignificar las condiciones de vida y de trabajo de la clase trabajadora navarra, por lo que en consecuencia esta decisión del Gobierno sitúa a LAB fuera de ese Plan de Empleo.