El Gobierno de Madrid ya ha adelantado la propuesta de rebaja del poder adquisitivo que van a tener las y los empleados públicos en el Estado con una insultante subida salarial del 3,5%. Sin haber recuperado los recortes que vienen sufriendo desde 2008 y teniendo en cuenta hasta dónde está subiendo el IPC, pretenden volver a cuadrar los presupuestos a costa del personal público. Además, ya es costumbre, volverá a hacerse por imposición y tendrá como herramienta la servidumbre de los gobiernos de Hego Euskal Herria.

Puede que, tras un teatrillo de negociaciones y movilizaciones, esa cifra suba algo, y quienes suscriban pretendan vender la cifra final como una victoria. Los bolsillos de las y los trabajadores seguirán vaciándose por esa pseudo-subida que no hay por dónde agarrar. La adopción y aplicación de este tipo de decisiones por decreto en Madrid vulnera el derecho a la negociación colectiva que tienen las y los empleados públicos en Euskal Herria y la posibilidad de organizar unos servicios públicos acordes a nuestra realidad.

Interpelamos a las administraciones de Hego Euskal Herria para que respeten el derecho a la negociación colectiva en cada ámbito. El PNV y las sucursales del PSOE están cómodas si las decisiones se toman en Madrid, sacudiéndose las responsabilidades. Pero, si hay voluntad, se pueden evitar y revertir los recortes. LAB insiste en que, para cambiar las voluntades de los gobiernos, es imprescindible la organización y la movilización de las trabajadoras y trabajadores, y vamos a seguir en ello.