Desde el sindicato LAB queremos denunciar la política de contratación que GERDAU está llevando adelante los últimos meses. A nuestro entender, no es sino un intento de incidir en los resultados de las próximas elecciones sindicales. En los dos últimos meses, mientras saltaba la noticia de compra y venta de la filial Sidenor, en la planta de Basauri se ha despedido a 7 personas con diferentes excusas, lo que solo ha favorecido a la especulación sobre el futuro de la planta y a fomentar el miedo entre la plantilla.

Ahora, la última noticia es que, de repente, se han producido 90 nuevas contrataciones de carácter eventual y con un alto grado de precariedad. Tras analizar los contratos realizados por la empresa, todo apunta a que esta contratación masiva responde a un intento de engordar la plantilla con el único objetivo de favorecer a las centrales sindicales que hoy ostentan la mayoría en la empresa (CCOO, UGT y USO). Se pretende, por tanto, coaccionar a estas y estos nuevos trabajadores, los más vulnerables, para garantizar el voto a favor de estos sindicatos que toman parte en los procesos de contratación.

De esta manera, y una vez más, la patronal junto con estos sindicatos se aprovecha de una necesidad social para favorecer sus interés propios. Se realizan este tipo de contrataciones precarias para instaurar una política de estómagos agradecidos y fidelidad cuasi mafiosa.

El sindicato LAB, remarca la necesidad de contratar a más trabajadores y trabajadoras, pero denunciamos el modelo de contratación eventual que la empresa lleva adelante y que tiene como único objetivo favorecer los intereses de algunos a costa de la precariedad de las y los trabajadores. Anteriormente, LAB ya ha denunciado las irregularidades en multitud de contratos, sobre los que la Inspección de trabajo nos dio la razón. Por ello, exigimos el carácter indefinido de todos los contratos que se realicen en Gerdau y que cesen estas prácticas torticeras que solo ahondan en la precariedad de las y los trabajadores eventuales.