El sindicato LAB quiere denunciar la falta de respeto de la Consejería de Sanidad y de la Dirección de Osakidetza hacia las miles y miles de personas que están tomando parte en el proceso de OPE 2014-2015. Frente a esta actitud LAB sigue poniendo encima de la mesa su propuesta de negociación sobre un nuevo sistema de OPE, la misma que llevamos ofreciendo desde 2011. Una alternativa que propone hacer OPEs cada dos años, sacando todas las plazas vacantes y las que se necesiten.

En primer lugar, han impuesto una OPE con un número de plazas ridículas, que no cubre ni las jubilaciones y que sigue destruyendo empleo fijo. No salen todas las categorías y se obliga a miles de personas a pasar por un suplicio para no poder obtener plaza y solamente poder entrar o mantenerse en las listas de trabajo.

En segundo lugar, han preparado unos temarios inabarcables, sólo pensados para hacernos tragar con toda su propaganda y sus planes estratégicos que nunca cumplen si no es para reducir contratación.

En tercer lugar, siguen planteando un sistema de OPE interminable, complejo y desesperante, que genera muchos abandonos y personas que quedan fuera por plazos o errores de forma.

En cuarto lugar, a pocas semanas de los exámenes más masivos, salen a los medios anunciando una nueva OPE para 2016, sin dar más detalles. Más allá de la propaganda, esto ha generado inmensas dudas entre las personas que llevan meses preparando esta OPE, temiendo que en breve tendrán que darse otro atracón de estudio para otro insignificante número de plazas de no se sabe ni de qué categorías.

Para colmo, de nuevo se realizan exámenes con preguntas impugnables y se permiten que los lectores de respuestas no funcionen bien y los resultados de no se sabe cuántas personas aparezcan mal. ¿No es todo esto una tomadura de pelo? En los próximos días haremos llegar todas las impugnaciones sobre los exámenes a la Dirección de Osakidetza.

Frente a esta actitud de Osakidetza y del Departamento de Sanidad, LAB sigue poniendo encima de la mesa su propuesta de negociación sobre un nuevo sistema de OPE, la misma que llevamos ofreciendo desde 2011. Una alternativa que propone hacer OPEs cada dos años, sacando todas las plazas vacantes y las necesarias de nueva creación, pero en la que todas las personas aprobadas puedan mantener la nota o presentarse al examen si así lo quieren para subir puntos. Sólo esta medida influiría radicalmente en la calidad de vida de miles y miles de sufridos y sufridas trabajadores eventuales de Osakidetza, la empresa pública que más precarios crea en la CAV.