Hoy en Ziburu, en torno a las 5.30 horas de la madrugada han fallecido tres jóvenes y un cuarto ha resultado accidentado. Estas personas se encontraban en tránsito migratorio, durmiendo al borde de las vías del tren que conecta Ziburu y Donibane-Lohizune.

De dos de ellos se ha podido conocer que procedían de Argelia y que tenían 28 y 36 años.
En lo que va de 2021 al menos siete muertes, que no son un hecho aislado. Suceden especialmente en el tramo Hendaia-Baiona, especialmente militarizado y dónde se realizan a diario controles selectivos por perfil étnico-racial. No se trata de una efeméride de este 12 de octubre, sino de una consecuencia sistemática de unas politicas migratorias racistas que desde el sindicato LAB denunciamos y rechazamos.

Existen hilos conectores entre la migración y el neo-colonialismo. Como parte de un mismo proceso, la europa fortaleza en complicidad con las administraciones de Hego e Ipar Euskal Herria; al mismo tiempo que explota y vulnera derechos fundamentales de miles de personas trabajadoras migradas; saquea y coloniza pueblos y territorios. Muchos de los cuáles éstas personas proceden, iniciando sus proyectos migratorios como estrategia de supervivencia y búsqueda de mejores condiciones de vida.