Las movilizaciones en defensa de sus condiciones laborales han permitido a los y las trabajadoras de Serantes Kultur Aretoa (SKA) que se les aplique el convenio que les corresponde, esto es, el de intervención social. Hasta ahora, se les aplicaba el Estatuto de los Trabajadores. El COVID se utilizó como excusa para aplicar recortes en la plantilla, precarizando aún más su trabajo.

SKA está gestionado por una empresa subcontratada a pesar de ser un servicio municipal del Ayuntamiento de Santurtzi. Ésta es la forma de hacer de este gobierno municipal, empeorar las condiciones laborales y reducir la oferta cultural.

Una de las principales reivindicaciones de la plantilla de SKA era la aplicación del convenio de intervención social, ya que hasta ahora se les aplicaba el Estatuto de los Trabajadores. Gracias a las movilizaciones lo hemos conseguido, demostrando que la lucha merece la pena.