APNABI Autismo Bizkaia es una asociación sin ánimo de lucro, que agrupa a las familias de personas con Trastorno del Espectro Autista (TEA) de Bizkaia. Tiene una plantilla de unos 300 trabajadores y trabajadoras y presta servicios a unas 2.000 personas y familias. LAB es el sindicato que ostenta la representación de la plantilla, y hoy, 22 de junio, han realizado un paro de 09:30 a 11:00 para reclamar una negociación justa. El objetivo ha sido denunciar lo que está sucediendo en la entidad mientras Diputación, la Junta Directiva y Gerencia miran hacia otro lado.

Las y los trabajadores se han movilizado en 6 centros de trabajo de APNABI, en Deustu, Iralabarri, Santutxi, Areeta, Arrigorriaga, y en la calle Sabino Arana de Bilbo.

Hanseñaladoquehansido sidoesencialesdurantelapandemia,poniendoenriesgotantosusaludcomolade sus seres queridos (algunos de ellos con graves consecuencias).

Además, la brutal inflación y sus sueldos precarios hacen que cada vez sean más los y las profesionales que no llegan a final de mes.

Sumado a esto, se encuentran en un momento crítico donde su salud está en riesgo. Riesgo generado tanto por los accidentes laborales constantes,, como por el trato éticamente cuestionable por parte de responsables y mandos intermedios, cuya organización técnica hace que cada vez se les exija más trabajo, en menos tiempo y con menos recursos.

Llevan 3 años intentando negociar un convenio y la junta directiva de APNABI, cuyos hijas e hijos son personas atendidas por las y los trabajadores de la entidad, ni siquiera se digna a sentarse para la negociación. El hacer caso omiso a una situación crítica laboral es la única respuesta que han recibido.

Esta situación creada tanto por la Diputación Foral de Bizkaia como por la propia entidad APNABI les afecta a todas y todos los trabajadores, incluso a las personas con TEA.

Todo ello deja entrever claramente cuáles son sus prioridades, tanto las de APNABI como las de la Diputación Foral de Bizkaia, quien contrata nuestros servicios de manera precaria con dinero público.

Estas prioridades no pasan por las personas con TEA ni por las personas profesionales de APNABI, más bien se centran en abrir centros con bajo coste y sacar buenas fotos para parecer que se está haciendo algo con las personas atendidas.

Debido a todo esto, la plantilla quiere denunciar públicamente que la atención y los recursos son cada vez más escasos, y en consecuencia, la calidad de vida de las personas con TEA en Bizkaia está disminuyendo por mucho que APNABI quiera hacer ver lo contrario.